Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Innovación

El objetivo de las empresas es la competitividad en un mercado abierto, y se sabe, que para competir los productos y los servicios deben ser útiles y tener una relación calidad precio aceptable y asequible

Mucha gente cree que innovar es inventar nuevos productos y servicios, otros piensan que la innovación está relacionada con la informática, incluso se asume que innovación es mecanización o automatización de operaciones que se realizan manualmente.

La verdad es que innovar incluye todo eso y más, pero principalmente y como una primera fase previa, hay que innovar conceptualmente, es decir, abrir la mente a la innovación, saliéndose del paradigma, “siempre lo hicimos así” y así debemos seguirlo haciendo. Esta postura podría calificarse como contraria a la innovación, pues incluso los productos artesanales se pueden realizar utilizando herramientas modernas. Vi recientemente en el mercado San Miguelito, cómo las personas utilizan pistolas de silicona para reforzar o pegar adornos en los arreglos florales; un ejemplo de innovación, pues lo que antes se hacia con otro tipo de pegamentos.

El objetivo de las empresas es la competitividad en un mercado abierto, y se sabe, que para competir los productos y los servicios deben ser útiles y tener una relación calidad precio aceptable y asequible. Pues es mediante la innovación que se puede conseguir ser más competitivo, innovando los procesos con máquinas más eficientes y más exactas que el trabajo manual.

Pero también me quiero referir a la innovación organizativa, que tiene como punto de partida, adecuar la organización de la empresa a modelos internacionales comprobados como más eficaces y eficientes. La ISO es una organización que desde 1987 ha creado diferentes modelos de gestión que focalizan, por ejemplo, la gestión calidad con el sistema ISO 9000, la gestión medioambiental con ISO 14000, la gestión de la inocuidad con ISO 22000 o la gestión energética con ISO 50000 y otros que se pueden implantar en cualquier organización.

Pero como todo debe mejorarse, estos sistemas también se someten a revisiones periódicas. Entonces, una parte importante de la innovación es que si ya se tiene un sistema, se debe adecuar a los nuevos requerimientos, por ejemplo las normas internacionales ISO 9000:2015 y las normas internacionales ISO 14000:2015.

La innovación al final es actualización. Bien a las necesidades del mercado, bien a lo que está haciendo la competencia para competir mejor y sobre todo al desarrollo de las nuevas ideas de los empresarios con la mente abierta al futuro. En las ferias industriales internacionales se encuentra uno con muchas innovaciones.

¿Sería innovar hacer las pupusas cuadradas? Claro que sí. Lo mismo que la innovación de ampliar la gama de ingredientes que en estos momento se están utilizando.

Pues eso, innovemos en todo y actualicemos los sistemas. 


*Ingeniero. 
Columnista de El Diario de Hoy.
www.centrodecalidadyproductividad.com