Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Impulsemos las PYMES

upongo que saben que en los países del primer mundo, los países de la extinta URSS que abandonaron el comunismo y se convirtieron en democracias pujantes, en los países emergentes y en los países en desarrollo de Centro América, la verdadera creación y mantenimiento del empleo, en su mayor parte, incluso extrapolando el principio de Peretto, son las Pequeñas y Medianas Empresas, PYMES, que crean y mantienen el 90 % de los empleos.

Qué bueno que Aeroman está creciendo, es una demostración de que en El Salvador sí se puede.Conocí esta empresa hace unos años durante la implantación y certificación de sistema de gestión de la calidad ISO 9000. Y qué bien, que la Universidad Don Bosco tiene la carrera para la preparación de especialistas que pueden trabajar en esta empresa.

En contraparte tenemos noticias de empresas que se van del país y que por los problemas de inseguridad, a muchas PYMES va mal y cierran, y para variar la mala noticia, que El Salvador pierde puntos para atraer inversiones.

La tendencia mundial es que las grandes empresas nacionales y multinacionales, por ejemplo en la industria del automóvil o la electrónica, por el avance tecnológico, urge la especialización de las PYMES y para diversificar sus riesgos, les van contratando cada año más para la fabricación y la innovación de partes importantes de sus productos. También sucede con las grandes empresas distribuidoras, para la fabricación de sus propias marcas.

Si analizamos el consumo salvadoreño nos damos cuenta de la inmensidad de productos que se están importando de Asia, que no son complicados de fabricar y que bien podrían ser "Made in El Salvador". Por ejemplo: zapatos, camisas, pantalones, ropa interior, muebles metálicos sencillos, utensilios de uso doméstico, repuestos sencillos.

Y por qué no es así? me pregunto. ¿Será que la PYME salvadoreña está perdiendo ilusión y creatividad, que no están bien administradas y no es competitiva, que tiene temor, que los bancos no tienen programas reales de apoyo a la PYME, que las políticas gubernamentales no facilitan la creación de empresas, que se ha perdido el entusiasmo empresarial, o qué será? ¿O será, que hemos caído en un paradigma parecido a "que inventen ellos", que frenó durante muchos años el desarrollo en España hasta que se desmitificó.

Por eso digo, que si de verdad se quiere impulsar la productividad y la creación de empleo, primero se debe repotenciar, modernizar e innovar conceptualmente a las PYMES salvadoreñas y proponerse que se creen muchas más.

Viendo además lo que sucede los países desarrollados, las PYMES tienen cada día más importancia y más facilidades gubernamentales.

* Ingeniero.

Columnista de El Diario de Hoy.

pedroroque@pedroroque.netS