Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La impostergable modernización de la investigación criminal

Los avances tecnológicos de las últimas décadas han contribuido significativamente al fortalecimiento del trabajo asociado con la seguridad pública a nivel mundial. La capacidad de almacenar, consultar, analizar y transmitir grandes volúmenes de información ha mejorado de forma exponencial y, en consecuencia, las labores investigativa y de inteligencia han experimentado importantes cambios, posibilitando el desarrollo y florecimiento de nuevos modelos de trabajo. Las agencias modernas encargadas de prevenir e indagar el delito se han vuelto menos reactivas y más analíticas, advirtiendo e identificando con mayor anticipación y rapidez posibles escenarios desfavorables, amenazas, personas y lugares de interés, sospechosos y objetivos clave, haciendo así su trabajo de forma más eficiente y efectiva.

La digitalización de la data y la creación de sistemas informáticos para administrarla, son pasos fundamentales para acceder a los beneficios derivados del abordaje de vanguardia en la seguridad pública. Hasta la fecha, en El Salvador se observan pocos y tímidos esfuerzos aislados, orientados a este tipo de modernización.

La Policía Nacional Civil posee un limitado sistema central, enfocado únicamente en incidentes y novedades, que tiene la capacidad de vincular hechos denunciados con casos bajo investigación o sus resultados. El órgano judicial recolecta información estadística de forma manual a través de formularios y fotocopias de libros, no cuenta con un sistema centralizado. La Fiscalía General de la República ha emprendido el esfuerzo más prometedor. En dicha Institución, la importancia de emplear la tecnología en función del trabajo investigativo, especialmente la asociada con la administración y análisis de información, fue identificada y plasmada en el plan estratégico quinquenal desarrollado durante la administración de Garrid Safié. Como resultado, bajo dicha gestión, se creó la Gerencia de Proyectos Estratégicos de Información Fiscal, dependencia a la que se atribuyó la responsabilidad de formular y ejecutar proyectos tecnológicos asociados con el manejo de data, según consta en su propuesta de creación.

El peor defecto de cualquier sistema de información es que no sea funcional e instrumental para la misión de la organización y que su enfoque sea eminentemente administrativo. La FGR evadió esta posibilidad poniendo a experimentado personal fiscal al frente de la unidad encargada de diseñar e implementar los proyectos. Este equipo de fiscales desarrolló el Sistema de Información y Gestión Automatizada del Proceso Fiscal (SIGAP), único en Centroamérica y entre los mejores sistemas de Latinoamérica. La adecuada implementación del SIGAP tiene el potencial de elevar la calidad de la investigación criminal en El Salvador a niveles sin precedentes.

Lastimosamente, durante la administración de Romeo Barahona, la Gerencia de Proyectos Estratégicos pasó a ser dirigida por un ingeniero industrial proveniente del sector maquilero, recién contratado, sin experiencia en el área de investigaciones y primerizo en el sector de seguridad. La implementación del SIGAP, bajo el nuevo jefe, inició a principios del 2010. El desconocimiento de la idiosincrasia fiscal no permitió generar el cambio cultural exigido por el sistema. A finales de ese año, la Gerencia de Estadística, según consta en correspondencia interna, presentó el primero de varios informes documentados, detallando el subregistro de datos, advirtiendo sobre las consecuencias de seguir operando de esa forma y planteando recomendaciones para superar los obstáculos identificados.

Luis Martínez, actual Fiscal General, este año revirtió los cambios impulsados por Barahona, responsables de la inadecuada implementación inicial de SIGAP, y designó nuevamente a fiscales al frente del proyecto. Martínez ha reconocido la robustez del sistema y su potencial para mejorar significativamente la calidad de las investigaciones, comprometiéndose a rescatar la costosa iniciativa de cientos de miles de dólares. El SIGAP es el único esfuerzo notable impulsado en los últimos años, que puede modernizar la investigación criminal en El Salvador de forma sensible, su implementación permitirá que la Fiscalía marque el ritmo de las indagaciones a un paso más marcado y acelerado.

*Máster en Criminología y Ciencas Policíacas.

@cponce_sv