Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Hospital de la Ribera

Por mi lugar de residencia en Valencia, España, me corresponde como derechohabiente de la Seguridad Social española, el "Hospital de la Ribera". Se encuentra en la ciudad de Alcira y fue el primer hospital publico español de gestión privada. Es un excelente modelo hospitalario que se ha reproducido en otros lugares de España y otros países. Por razón profesional conocí al gerente del hospital, que por cierto no es médico y he conversado con él un par de veces.

Hablando sobre el modelo, resulta que con la aportación normal a la Seguridad Social de los ciudadanos de Alcira y las ciudades del alrededor y la inversión conjunta de varias empresas, se construyó en 1999 el hospital más moderno de España en esos momentos, con el compromiso de que después de cinco años de explotación lo entregarían al gobierno de la comunidad valenciana, para que lo gestionaran desde la Red de Hospitales Públicos. Poco antes de cumplirse los primeros cinco años el gobierno solicitó a los concesionarios que lo siguieran operando por cinco años más.

En mi ultima visita al hospital acompañando a mi hija para un chequeo de seguimiento y luego para la visita de un querido amigo, me di cuenta del grado de avance de este hospital, que desde su construcción optó por la modernización y la innovación. Todo está informatizado, los médicos mediante claves tienen acceso a los expedientes de los derechohabientes y pueden ver en sus monitores el historial, radiografías, los tratamientos de los pacientes y lo que recetan queda automáticamente registrado. Las esperas no son más de una hora y para lo único que se utiliza papel en la relación paciente-medico, son las recetas y los recordatorios de las citas. Las características del Hospital de la Ribera, lo puede ver en Internet, son: extrema limpieza, listas muy cortas de espera, procedimientos y protocolos informatizados, atención personalizada y horarios y salarios dignos para los médicos y las enfermeras.

Claro que el modelo tiene detractores, los que no quieren cambiar de lo tradicional a lo moderno, los sindicalistas que se aferran al poder y los retrógrados que siguen pensando que la gestión pública de por sí es mejor y más segura que la privada.

La riqueza de las empresas y los buenos empresarios no sólo es económica, sino conceptual en la administración de los negocios y un hospital, una universidad o cualquier otra organización de servicio puede ser perfectamente manejada por el sector privado, resultar más económico para el gobierno, ofrecer mejor calidad de servicio y mejores condiciones de trabajo a los empleados.

*Ingeniero. Columnista de El Diario de Hoy.

www.pedroroque.net