Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Es hora de hablar de los cómos

Es hora de hablar de los cómos

Es hora de hablar de los cómos

Es hora de hablar de los cómos

Para los ojos desacostumbrados, una tierra en plena campaña política puede resultar abrumadora. El país entero se adorna con kilómetros y kilómetros de la misma cara con la sonrisa nerviosa, de formulas presidenciales dándose la mano, de "éxitos" gubernamentales, de promesas de una tierra propia de la literatura de ficción, de abrazos con gente a la que esperan no volver a ver si terminan detrás del escritorio en las oficinas de la alameda Manuel Enrique Araujo, de propuestas de políticas públicas que han sido reducidas a slogans de palabras cuidadosamente escogidas en base a encuestas internas.

Sin embargo, es hora de hablar de los cómos. Esos que no se explican en detalle ni en las propuestas de slogan, ni entre las páginas de los planes de gobierno disponibles en las páginas web de los principales candidatos. Ojalá que en la temporada de debates que se aproxima en las semanas antes de ir a las urnas se pregunte y repregunte sobre estos cómos que harán que las propuestas se muevan del territorio de los slogans a la ejecución de políticas públicas. Un cómo interesante es, por supuesto, el del financiamiento.

En el estado insalubre de las finanzas estatales y habiendo superado la deuda pública más del cincuenta por ciento del producto interno bruto nacional, teniendo en cuenta la decreciente calificación de riesgo del país, y sabiendo además las dificultades políticas de conseguir apoyo internacional (los olvidadizos, favor remitirse al caso del desembolso de Fomilenio 2), ¿de qué manera multiplicarán el presupuesto estatal para costear las nuevas "coordinaciones", "secretarías" y oficinas que piensan montar, el apoyo a sectores que llaman estratégicos, los nuevos subsidios y además, continuar pagando los pasivos actuales? De conseguir préstamos internacionales, ¿tendrán el capital político para conseguir la mayoría de votos en el órgano legislativo que haría posible la firma de nuevos empréstitos? De ser incapaces de conseguir nuevos préstamos o incrementar los fondos públicos percibidos en concepto de tributos, ¿qué áreas improductivas recortarán y en cuánto tiempo?

También han sido abundantes las promesas de la lucha por la transparencia y el combate a la corrupción, por lo que es otro tema todas las campañas deberían públicamente explicar ¿cómo combatirá la corrupción el candidato que como presidente, jamás dio cuentas de sus gastos en publicidad y que dejó sin explicar el paradero de cientos de millones de dólares sifonados a través de la "partida secreta"? ¿Qué enfoque tomará el partido de gobierno frente a la falta de transparencia considerando que su primer gobierno no hizo más que promulgar la ley sin consecuencias reales en el manejo de fondos públicos y uso del poder? De ganar, ¿Qué cambiaría el candidato ex-alcalde del modus operandi ex presidentes pertenecientes a su partido para creer que él sí dará cuentas de los fondos recibidos en el ejercicio de su cargo?

Sobre la otra piedra en el zapato, seguridad: ya que ninguno apoya de manera abierta la tregua, ¿intentarán la vía del aumento de la represión? ¿qué harán diferente para que no fracase de la misma manera que lo hizo Mano Dura y Súper Mano Dura? ¿Cómo se convertirá el país en uno "libre de maras"?

No puede esperarse que los candidatos tengan al minuto todos los detalles, pues tendrán toda la experiencia política posible, pero con excepción de algunos candidatos a vice-presidente, ninguno tiene la altura académica para planear por sí mismo los cómos que construirán la tierra fantástica que sus campañas prometen. El siguiente cómo es, si las promesas son más que simples slogans, ¿se rodearán de los que sí saben?

*Lic. en Derecho.

Columnista de El Diario de Hoy.

@crislopezg