Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El hombre más grande de la historia

Para ampliarles la instrucción notoria a muchos de nuestros jóvenes (y viejos), sumidos en la decadencia e ignorancia, aconsejo leer la siguiente carta (extractada) de Jean Jaures (brillante orador, político del partido socialista/marxista/francés), escrita a su hijo y publicada en el diario socialista "L'Humanité" en 1937.

"Querido hijo: Me pides justificación para eximirte de cursar religión, por parecer digno descendiente de alguien sin convicciones religiosas. Esa justificación jamás te la enviaré.

"No es porque quiero que seas clerical, no, pero tengo empeño en que tu educación y formación sean completas. No lo serían sin un estudio de la religión.

"Te extrañará este lenguaje, pero veamos los conocimientos que debe tener un hombre de cierta estatura cultural:

"Estudias mitología para comprender la historia y cultura de griegos y romanos. Pero ¿cómo comprenderías la historia de Europa y del mundo sin conocer la religión del que cambió la faz del universo produciendo una nueva civilización? ¿Qué serían para ti las obras maestras de arte de la Edad Media y de los tiempos modernos, si no conoces el motivo que las inspiró y las ideas religiosas que contienen? En las Letras, dejarías de conocer grandes maestros que se ocuparon exclusivamente de cuestiones religiosas como Bossuet, Cornaille, Racine, y otros que debieron al cristianismo sus más bellas inspiraciones. Hasta Juan Jacobo Rousseau aceptaba: 'Si se trata de derecho, filosofía, moral ¿puedes ignorar la expresión más clara del derecho natural, la filosofía más extendida, la moral más sabia y universal?'

"Aún en ciencias naturales y matemáticas encontrarás la religión, Pascal y Newton eran cristianos. Pasteur probaba la existencia de Dios y decía haber recobrado la fe por la ciencia.

"Debe confesarse, la religión está íntimamente ligada a todas las manifestaciones de la inteligencia, es la base de la civilización. Es ponerse fuera del mundo intelectual y condenarse a manifiesta inferioridad el no querer conocer una ciencia que han estudiado y poseen tantas inteligencias ilustres.

"No hay que reprochar a los que practican fielmente las leyes religiosas y frecuentemente hay que llorar por los que no las toman en cuenta. No estamos obligados a imitarlas, pero debemos comprenderlas para darles el debido respeto, consideraciones y tolerancia que les son debidas. Nadie será fino ni presentable sin tener nociones religiosas.

Tu padre".

En su carta, el ateo-socialista Jaures, acepta haber existido aquél que cambió la faz universal, aquél que sin tener sirvientes lo llamaron Señor; sin tener grado universitario, lo llamaron Maestro; sin recetar medicinas, lo llamaron Sanador; sin ejército, conquistó y subyugó al mundo; sin batallas militares, le temieron hasta reyes. Sin cometer crimen alguno lo mataron, lo enterraron en una tumba, pero sigue vivo.

Desafió y derrotó leyes naturales y la ciencia: 'La Biología', naciendo sin la normal concepción (Mt1:18-25); 'la Química', convirtiendo agua en vino (Jn:2-9); 'la Física', retando la ley de gravedad caminando sobre las aguas, y después ascendiendo al cielo; 'la Economía', refutando la ley de rendimiento decreciente al dar de comer a 5,000 personas con dos peces y cinco panes; ?la Medicina', curando enfermos y ciegos sin administrarles ningún medicamento; venció el paganismo y otras religiones: "Nadie viene al padre si no es por mí"(Jn14:6); "Esta es mi Iglesia --que dura 2,000 años-- y las fuerzas del infierno no prevalecerán sobre ella".

Él es JESUCRISTO. El hombre más grande de la historia.

Me honra amarle y servirle, especialmente ahora en CUARESMA, cuando me han citado para presentarme al TSE como delincuente, ACUSADA por pedirle, confiando con fe ciega, que Él salvará nuestra patria del ATEO-comunismo/scialismo/guanaco-Siglo XXI.

* Columnista de El Diario de Hoy.