Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hollywood y la política exterior de EE. UU.

La hegemonía económica y política de EE. UU. parece que cada vez cede más terreno a otros países relevantes a nivel internacional como Rusia, China e India. Se ha habla de posibles rutas o caminos que llevarán al declive y posterior relevo de EE. UU. como máxima potencia mundial, algunos indican que uno de estos caminos será el factor del lenguaje que predomine en los negocios, proyectando que el idioma chino mandarín podría superar al ingles en el mediano plazo, otros mencionan el camino económico, en el cual China, de acuerdo al FMI se estima que para finales de 2014 sobrepase en PIB a EE. UU.

También se menciona el camino de la diplomacia internacional y el manejo de la política exterior, y es acá donde probablemente más se ha debilitado EE. UU. en los últimos meses, lo más emblemático ha sido el "triunfo" diplomático del presidente ruso, Vladimir Putin, en el manejo mediático y la mediación que hizo sobre la inminente intervención militar en Siria por parte de EE. UU. por el caso de uso de armas químicas del gobierno sirio contra civiles.

Al final Putin quedó ante los medios internacionales como el "mediador" o "héroe de paz", dejando en una posición casi solitaria a EE. UU. para una intervención bélica contra Siria, volviéndose así en un referente en mediación de crisis internacionales.

¿Ante este panorama tan negativo habrá entonces alguna ventaja comparativa o competitiva sobre la cual EE. UU. pueda depositar su confianza para hacer frente a estos caminos que representan una amenaza a su liderazgo internacional? Yo creo que sí. Muy pocas veces se habla de cómo la industria cultural y del entretenimiento puede ser una potente estrategia de política exterior.

Para explicar mi punto comparemos las industrias internacionales más importantes del cine, Hollywood y "Bollywood", esta última se refiere a la totalidad de filmes producidos que tienen como base el lenguaje "hindi", uno de los principales lenguajes de la India y otros países vecinos, mientras que Hollywood es una ciudad de Los Ángeles en la cual se asienta físicamente la industria productora denominada como "Hollywood".

Pero veamos las cifras, a nivel internacional Bollywood produce anualmente un promedio de 1000 filmes y vende más de 3.6 billones de tickets de entradas, mientras que Hollywood produce alrededor de 700 filmes y vende alrededor de 2.6 billones de entradas.

Esto da una amplia ventaja comparativa a la India sobre Estados Unidos, pero para efectos de nuestro planteamiento de incidencia internacional político-económico, lo relevante es la ventaja competitiva, o sea, que la industria genera el mayor valor agregado a su país, por ejemplo Hollywood genera anualmente utilidades de $51 billones de dólares mientras que Bollywood sólo genera $1.3 billones, diferencia que tiene como base el gran presupuesto destinado por Hollywood en mercadear sus películas, pero especialmente en las cantidades millonarias que invierten en contratar a los mejores actores del mundo. Actores que al final se convierten, directa o indirectamente, en embajadores de su marca país "EE. UU. " y por qué no, hasta de su cultura.

Esto se puede entender por tres aspectos: primero, la influencia de los filmes y actores/actrices de Hollywood permite seguir posicionando y "mercadeando" el idioma inglés como un lenguaje de "eterna moda" versus otros idiomas que son competitivos en ámbitos de menos entretenimiento como los negocios o la diplomacia.

Segundo, porque la fama adquirida por estos actores se vuelve un activo político a nivel internacional, esto refuerza un circulo virtuoso de crecimiento de la industria de Hollywood, ya que a mayor fama, mayor demanda proyectada para futuros filmes.

Tercero, ciertos actores de Hollywood o cantantes anidados en el mercado anglosajón juegan un rol relevante en la agenda diplomática internacional de los principales organismos de cooperación u ONG a nivel mundial, ya que estas instituciones comprenden que una imagen tan valiosa como la de un actor/actriz o un(a) cantante puede ser la mejor vía para transmitir mensajes o incidir en comportamientos de grupos poblacionales como mujeres, niñez y adolescencia.

EE. UU. debe considerar su industria fílmica como una garantía relevante para su posición dominante en términos de política exterior ya que Hollywood no sólo crea filmes, sino que además crea ilusiones, mitos, arquetipos, personajes e ídolos que traspasan fronteras e idiomas, que representan de una u otra forma una cultura y un conjunto de principios y valores que podrán perdurar y resistir cualquier crisis económica o amenaza comercial, es una creación permanente de un activo intangible que les permitirá mantener una posición de ventaja ante las amenazas de los caminos tradicionales para medir el poder económico y político de un país.

Así mismo puede servir como llamado a nuestro país a invertir en industrias que parecen secundarias, pero que a largo plazo pueden representar un activo intangible en términos de relevancia política y diplomática internacional.

*Colaborador de El Diario de Hoy.