Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Historia verdadera del cambio climático

El Dr. Tim Patterson, el Dr. Pat Michaels, profesor of climatología de la Universidad de Virginia; el Dr. John Christy, profesor y director, Earth System Science Center de la Universidad de Alabama, y muchos otros científicos, explican que los sensores satelitales mucho más precisos que los de tierra revelan una estadísticamente significante subida de la temperatura, pero muy pequeña, desde que comenzaron las mediciones satelitales en 1979.

Sobre el terreno en que se han movido las especulaciones sobre el clima es muy esclarecedor lo que el profesor Richard Lindzen publicó 6-12-2009 en el Wall Street Journal: "La ciencia del clima no está establecida" :

"¿Hay alguna razón para estar alarmados por la perspectiva del calentamiento global? Considérese que con las mediciones usadas, el promedio de la anomalía de las temperaturas globales (GATA), está cambiando constantemente. Algunas veces suben, otras veces bajan, y ocasionalmente --como durante la última docena de años-- hacen algo que es apenas discernible.

"Las afirmaciones de que el cambio climático se está acelerando son estrafalarias. Existe una apoyo generalizado que el GATA aumentó 0,7ºC desde mediados del Siglo 19. La calidad de la información es pobre, sin embargo, y como los cambios son tan pequeños es fácil darles un codazo de unas pocas décimas de grado en cualquier dirección. Muchos de los e-mails del Centro de Investigaciones del Clima en Universidad de East Anglia (CRU) han provocado tal controversia relacionada con la manera de hacer eso para agrandar los cambios aparentes". (Al final se descubrió el fraude de alterar las cifras verdaderas).

"El apoyo general para el calentamiento no se basa tanto en la calidad de la información sino más bien en el hecho de que hubo una "pequeña edad de hielo" desde más o menos el Siglo 15 al 19. Por eso no es sorprendente de que las temperaturas debieran estar aumentando a medida de que fuimos emergiendo de este episodio. Al mismo tiempo que estábamos saliendo de la pequeña edad de hielo, comenzó la era industrial, y esto fue acompañado por un aumento de las emisiones de gases invernadero como el CO2, metano y óxidos nitrosos. El CO2 es el más prominente de todos, y está aceptado generalmente que aumentó un 30%.

"La característica que define a un gas invernadero es que es relativamente transparente a la luz visible del sol pero puede absorber porciones de la radiación térmica. En general, la Tierra equilibra la radiación solar que ingresa emitiendo radiación térmica, y la presencia de gases invernadero inhibe el enfriamiento de la radiación térmica y lleva a algún calentamiento.

"Dicho eso, las principales sustancias de invernadero en la atmósfera de la Tierra son el vapor de agua y las nubes altas. Vamos a referirnos a estas principales sustancias del invernadero para distinguirlas de las sustancias menores de origen humano. Aún una duplicación del CO2 sólo altera el alcance original entre la radiación ingresante y la saliente en alrededor del 2%. Esto es lo que se llaman "forzamiento climático".

Sobre esas conclusiones no existen bases para una alarma a despecho de si es posible establecer alguna relación entre el calentamiento observado y el aumento de los gases invernadero menores. Sin embargo, las afirmaciones más publicitadas del Panel Intergubernamental de Cambio climático (IPCC) se refieren exactamente a que sí se puede discernir alguna relación. El fracaso de todos los intentos de relacionar a los dos durante los últimos 20 años habla por sí mismo de la pobreza de cualquier motivo para la preocupación.

"Los actuales modelos del clima predicen sensibilidades mucho más grandes. Lo hacen porque en estos modelos, las principales sustancia de invernadero (vapor de agua y las nubes) actúan amplificando cualquier cosa que haga el CO2. Esto es conocido como realimentación positiva.

"En estos momentos, pocos científicos argumentarían que la ciencia del clima está establecida".

¿Cuál ha sido la respuesta del IPCC a las críticas bien fundadas de estos prestigiosos expertos? Un despreciativo silencio.

*Dr. en Medicina.

Columnista de El Diario de Hoy.

luchofcuervo@gmail.com