Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¡Hagamos del café nuevamente el grano de oro!

Según han opinado muchos caficultores que he visitado a lo largo y ancho del país, que no es serio que algunos personajes del sector firmen hoy pactos con políticos que han mostrado ser inoperantes, la cúpula del FMLN ha mostrado una incapacidad franca al gobernar, dejando como legado una balanza desfavorable agropecuaria y un alto desempleo rural.

La pregunta de los cafetaleros es ¿por qué creerle al candidato del FMLN y a su gobierno cuando han sido los responsables del desmantelar la caficultura?

La visita mediática del candidato izquierdista a un cafetalero, a su casa, no los convierte en redentores del café. Los caficultores no se dejan sorprender por tácticas publicitarias en medio de la campaña electoral. Y ahora resulta que están planeando firmar un acuerdo sobre café el próximo 30 de enero, buscando limpiarle cara al candidato del FMLN, cabal un día después de dar por cerrada la campaña electoral de ese partido.

La problemática del café la profundizaron al grado de verdadera crisis, porque este gobierno del FMLN no actuó oportunamente en el tema de la roya, no le dio la importancia requerida, no escuchó a todos los actores claves de la cadena productiva del café, especialmente los pequeños productores.

No me voy a cansar de señalar algunos ejemplos incontrovertibles de lo que con propiedad afirmo: Sacaron de las directivas del Consejo Salvadoreño del Café a los representantes legítimos de las cooperativas, a los caficultores y los beneficiadores y quisieron meter a conducir el Consejo a su gente; desarticularon PROCAFE, despidiendo técnicos especialistas y quedándose con las aportaciones económicas de los caficultores; les mintieron a los pequeños y medianos caficultores, prometiéndoles que les darían US$0.45 por planta sembrada; esgrimieron que era mediático y político el ataque severo de la roya, descuidando el parque cafetero; tienen en quiebra a los viveristas, pues no les pagan; el bloque del FMLN en la Asamblea quitó la exoneración del IVA que beneficiaba a los pequeños productores y tampoco devuelven el IVA de las exportaciones. Y pudiéramos seguir haciendo más larga la lista de desastres causados.

A esto se suma que la Organización Internacional del Café (OIC) emitió un Informe sobre el brote de la roya del café en Centroamérica, señalando que la roya está generando más pobreza en las familias que dependen para vivir exclusivamente del café. Una cruda realidad para esta gente, no le queda más que sobrevivir. Detalla el informe que son unas 50,000 familias las que están vulnerables y afectadas por la inseguridad alimentaria, ya que su economía depende de la producción de café. Eso ya lo estamos viendo en las fincas, son colas de cortadores que no encuentran trabajo y la caída de producción se proyecta como estrepitosa, cayendo a niveles no vistos desde 1932.

Por su parte, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha establecido que la roya afectó una tercera parte de estas familias. Sin embargo, las proyecciones son que para el próximo año cafetero la afectación será total. El PMA plantea la necesidad de comprender mejor el impacto en los medios de vida de población afectada por la roya, para lograr la sostenibilidad económica, social y ambiental de los pequeños productores.

Los caficultores han llegado al consenso que las propuestas y compromisos hechos y firmados con el doctor Norman Quijano para el café, son medidas confiables, realizables, técnicas y concretas, que permitirán recuperar la caficultura salvadoreña al estar enfocadas a resolver los problemas de organización de la caficultura, renovación del parque cafetalero, controlar la roya, definir soluciones a la deuda y el financiamiento, e impulsar acciones de mercadeo y comercialización.

*Colaborador de El Diario de Hoy.