Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hacer el ridículo

Ofrecer dar pensión a todas las personas, aunque nunca hayan cotizado, es el mismo cuento chino con que durmieron a los militares pensionados del IPSFA, y a los policías con el bono, que seguirán esperando porque no hay pisto

Pocas veces El Salvador es noticia en los medios internacionales, y no por razones que nos enorgullezcan. La guerra del fútbol, los 10 goles, el país más violento del continente. Hoy, el New York Times nos designa como el único país del mundo que, como medida sanitaria para combatir el zika, recomendó a las mujeres no embarazarse durante dos años. Pero el MINSAL asegura haber tenido una de las mejores respuestas en todo el continente a esta emergencia. También presumen de haber eliminado las cuotas voluntarias en los hospitales, aunque fueron sustituidas por cuotas obligatorias, pues los pacientes y sus familias deben proveerse de medicamentos, exámenes especiales y material médico quirúrgico, que los hospitales no están en posibilidad de facilitarles.

Pena ajena que nuestros funcionarios se atrevan a dar declaraciones tan absurdas, como falsas, que rayan en lo ridículo y que ni los tontos creen. El Secretario de Transparencia y Anticorrupción orgullosamente informó que en el Índice de Percepción de Corrupción, el país ha mejorado al estar 8 posiciones arriba del año pasado. Aunque no ha habido mejora alguna, pues este año 8 países no fueron incluidos en ese índice, y este logro del gobierno procede de datos falsos. De muy mal gusto la recomendación de la Ministra del Medio Ambiente, que por las bajas temperaturas, había que buscar con quién dormir, aunque fuera con una mascota.

Ante el cierre de importantes empresas, el MINEC considera que MASECA se fue porque no pudo ante la competencia, y JUMEX por estrategia comercial, y problemas del gobierno mexicano, y no lo atribuye a las kilométricas colas de furgones detenidas en las fronteras, que dañaban su producto. Increíble que el sofisticado sistema de control instalado por una empresa extranjera, cobra $18 por inspeccionar cada furgón, de lo cual el GOES percibe únicamente 2 centavos. 

Afirman haber generado más de 40,000 nuevos empleos en el sector público, pero ese abultado número de plazas permite sospechar que muchos solo aparecen en planilla, pues sería materialmente imposible adquirir mobiliario y equipo y destinar espacio físico para esa enorme muchedumbre de inútiles burócratas, cuyo único mérito es ser militantes del partido rojo.

Lorena Peña y Lorenzana acusan a las AFP de cobrar una altísima comisión del 20%, causa del problema de las pensiones, cuando la comisión, establecida por ley, es del 2.2%. ¿Desconocen el punto decimal? Y ofrecer dar pensión a todas las personas, aunque nunca hayan cotizado, es el mismo cuento chino con que durmieron a los militares pensionados del IPSFA, y a los policías con el bono, que seguirán esperando porque no hay pisto, y quieren sacarlo de los ahorros de los cotizantes en las AFP. 

Como muchas de estas declaraciones que rayan en lo absurdo, evidencian la incapacidad de los funcionarios, vale recordar el criterio pesimista de Pío Baroja, escritor de la Generación del 98, quien en una tertulia en el Nuevo Café del Levante de Madrid, dividió así al género humano: “Están los que no saben. Los que no quieren saber. Los que odian saber. Los que sufren porque no saben. Los que aparentan que saben. Los que triunfan sin saber. Y los que viven, gracias a que los demás no saben.” Y concluye: “Estos últimos se consideran políticos y hasta intelectuales”.

La aflicción del ministro Cáceres porque no hay dinero, demuestra que los fondos de los 22 nuevos impuestos han seguido un obscuro destino, diferente a aquel para el que fueron aprobados. Ya es tiempo de unirnos y protestar para ponerle paro a tanta corrupción y sacar al país adelante.

*Columnista de El Diario de Hoy.