Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hablemos de sus propuestas Sr. Bukele

Recientemente leí una carta que usted dirigía a los capitalinos que votan por ARENA, el título mismo me causó mucha decepción, dado que los políticos y ciudadanos de nueva generación, como usted afirma ser y su campaña publicitaria pretende vender, nos inclinamos a votar por propuestas y personas más que por banderas. Es decir me pareció un título/enfoque de la década ante-pasada. El encabezado de su carta también me generó otras dudas. ¿Qué hay de los capitalinos que no están pensando en votar? ¿Qué pasa con aquellos que no están pensando votar ni por usted ni por Edwin Zamora? ¿Es que no está interesado en esos votantes? ¿No vale la pena invitarlos a ser parte de esta nueva forma de pensar que insinúa?

En dicha carta usted expone que es momento de un pensamiento diferente, un punto de no retorno en que los que votarán por usted y los que votan por ARENA se unan, pero no explica exactamente alrededor de qué deben unirse, espero el planteamiento sea algo más elaborado que simplemente se unan alrededor suyo.Pregunto: ¿Específicamente cuál es la propuesta unificadora que plantea para la capital? ¿Por qué si su campaña publicitaria habla de no encasillar a las personas bajo banderas o marchas, usted en su carta hace exactamente lo opuesto?

Visité Nuevo Cuscatlán recientemente, tenía que ver de primera mano los juegos del parque traídos de Europa. Conté dos columpios, seis basureros y un par de maceteros hechos por la empresa española Benito. Me pareció un serio contraste con su discurso, dado que lo he escuchado en entrevistas hablar de la falta de oportunidades en el país. No cree que entre los cientos de arquitectos, diseñadores de muebles o interiores y profesionales afines que hay en el país pudo haber encontrado uno al menos que estuviera a la altura de sus expectativas, como para encomendarle la labor de desarrollar el mobiliario antes mencionado. Le pregunto: ¿Es este el tipo de oportunidades que propone a los jóvenes en su campaña mediática? ¿No cree que lo correcto es que las alcaldías, autónomas y gobierno central premien la mano de obra y talento local por encima del extranjero? ¿Es esta idea parte del nuevo modelo económico que planteaba para el desarrollo de Nuevo Cuscatlán?

En su más reciente entrevista con TCS, usted aseguró que el CAM tiene actualmente 1,200 efectivos y que debía subir a 2,000, un incremento de 800 agentes, de acuerdo a usted mínimo necesario para que el CAM asuma el control territorial de San Salvador que propuso. Este incremento de agentes representaría a la alcaldía aproximadamente cinco millones de dólares anuales adicionales en pago de salarios, aguinaldos, uniformes, equipo y cuotas patronales. Pregunto: ¿Tiene la alcaldía los recursos extra como para hacer frente al incremento de agentes que propone? ¿Sino lo tiene, qué impuesto o tasa subirá? ¿Sino subirá ningún tributo ni contribución, qué servicio eliminará?

Siendo usted miembro del FMLN, partido en el gobierno, no cree que lo correcto es que exija a su partido que la PNC asuma desde ya el control territorial que usted propuso en la entrevista. ¿A qué experto en seguridad consultó para determinar que el CAM y no la PNC o el ejército debe asumir el control territorial de la capital? ¿Cómo determinó que el vacío en el CAM es de 800 agentes y no menos o más? Esta propuesta me pareció otro serio contraste en su discurso, ya que en una entrevista previa con TCS usted afirmó que los impuestos municipales en la capital debían bajar, espero nos explique cómo va a reducir impuestos e incrementar erogaciones al mismo tiempo.

Nuevamente he tenido el cuidado de visitar los lugares mencionados, revisar las entrevistas e indagar los salarios de los agentes del CAM. Nunca le voy a evaluar en base a otra cosa que no sean sus propuestas o acciones como funcionario público. Espero comprenda usted y los votantes, que en politica lo menos que necesitamos es otro hábil comunicador, que prometa en campaña lo que en la práctica no puede realizar. Es decir, no necesitamos otra fábrica de empleos.

*Colaborador de El Diario de Hoy.