Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hablemos de otros temas

Una vez un amigo me dijo una frase que siempre le había llamado la atención, que luego me la apropié e incluso la tengo enfrente de mi escritorio de trabajo. La frase que me saluda todos los días dice lo siguiente: "Si solo presentas problemas, entonces eres parte del problema". ¿Será que muchas veces como sociedad hemos caído en esta trampa de solamente presentar o distinguir problemas pero la mayoría de ellas no queremos hablar de posibles soluciones porque requiere involucrarnos?

La respuesta a lo anterior es: sí. Tendremos razones diferentes para justificar nuestras actitudes, pero en general pocos dirían que los salvadoreños estamos realmente uniéndonos para solucionar los problemas que nos rodean.

Últimamente la mayoría de las veces que me siento a escribir mi columna bimensual, tengo varios temas en mi mente que quisiera exponer. Sin embargo, francamente ha sido concurrente la vez que lo he tenido que hacer casi a la fuerza. Realmente es decepcionante tener que estar escribiendo y hablando de las burradas que vemos a diario en algunos de nuestros líderes.

Todos los días estamos hablando de temas realmente ridículos, desde la exalcaldesa de San Salvador que hizo un pésimo papel y hoy lo está logrando de nuevo incluso queriendo enviar médicos a África, hasta un monumento al concreto de decenas de millones de dólares mal construido, ubicado y pensado como el Sitramss. Qué pereza estar dedicándoles nuestro tiempo a personas con tan poca capacidad administrativa, de ejecución o los más básicos elementos de liderazgo.

Tenemos que hablar de estos temas pues es importante exponerlos, pero creo que a veces hablamos tanto de esto que de alguna manera llegamos a pensar que como sociedad somos parte de esas idioteces. Como que nos atonta a todos estar viendo y sufriendo de decisiones y acciones ridículas.

Lo bonito de escribir columnas es que es una manera de desahogar para el escritor los angustias que pueda tener, especialmente en temas políticos, cuando se es mi caso como columnista de opinión. Parte de lo que esperamos es que posiblemente lo que escribimos haga "click" en aquellas personas que lo lean. Es decir, hablar por otros, expresarse por otros y que te escuchen en nombre de varios. Esto lo menciono pues asumo que somos varios los salvadoreños que compartimos lo que escribo en las oraciones anteriores.

Cuánto prefiriera escribir sobre proyectos grandes, estratégicos, bien planeados, ejecutados y presentados por nuestro gobierno. Se imaginan poder estar debatiendo sobre tratados internacionales como se hacía antes, políticas económicas o planes de promoción del país para atraer inversiones. Visualizan poder hablar sobre las estrategias que estuvieran funcionando para seguridad y que nuestros escritos sean sobre felicitar que vamos en buen camino e incentivando a que todos nos involucremos.

Los anteriores y otros ejemplos parecen hoy en día ridículos, fantasiosos, dignos de una novela sobre algún tipo de utopía extraña y lejos de nuestras manos. ¡No es así! Tenemos que tener cuidado en pensar que esto es solo para otros países como nuestros vecinos, no caigamos en la trampa de pensar que estamos condenados.

Como país tenemos recursos limitados pero suficientes para salir adelante, que no nos justifiquen su mal uso con la escasez de los mismos. Y aclaro, con esto no me refiero solo a corrupción, sino a que simplemente ¡no tienen idea qué están haciendo! El Salvador va a salir adelante porque va a salir adelante, y esa es una manera de pensar que tenemos que todos meternos en nuestro ADN. Podemos ser mejores, exijamos que sean mejores, nunca nos conformemos con la mediocridad.

*Lic. en Economía.

Columnista de El Diario de Hoy.

twitter:@SergioTotoR