Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hablando sobre zika, microcefalia, aborto

El lobby pro aborto está instrumentalizando esta crisis sanitaria para favorecer una “solución eugenésica” (matar a los que consideran “inferiores”, “defectuosos”) 

Recuerdo que cuando la ahora ministra de Salud Pública, Dra. Violeta Menjívar, era diputada, me causó muy grata impresión cuando declaró que ella estaba contra el crimen del aborto, siendo defensora del derecho a la vida del ser humano desde su concepción. Así mostraba ser persona de altos sensibles valores morales. Pero actual, y tristemente, avala luchas para despenalizar el aborto que matará a todo indefenso bebé. 

Es notorio cómo los izquierdistas simulan, engatusando incautos, para escalar puestos de poder. Ejemplo fidedigno, Mauricio Funes amenazando encarcelar posibles corruptos areneros como Saca, de quien, en vez de investigarlo se volvió su amigote al alcanzar la presidencia, pareciendo Saca haber sido su modelo a seguir, evidenciado esto con los escandalosos señalamientos de corrupción contra ambos, totalmente manifiestos en sus respectivos mandatos. Pero les llegó su hora, y por más que denuncien persecución política, toma fuerza el refrán: “Aunque la mentira avanza, finalmente la justicia manda porque la verdad siempre la alcanza”. 

El Ministerio de Salud (Minsal), -conociendo que a pesar que la Organización Mundial de la Salud (OMS), al principio declarara emergencia global por el brote del zika y su presunta vinculación con la microcefalia en bebés recién nacidos y posteriormente se retractara diciendo que “la mayoría de mujeres en áreas afectadas por zika, dará a luz a niños normales”-, pidió un debate para despenalizar el aborto en caso de que una madre tenga zika y el bebé pudiera nacer con microcefalia. Esto es algo escabroso cuando el Minsal sabe perfectamente que la propia Directora General de la OMS, Margaret Chang, aceptó que “no se ha establecido una relación causal”.

Pero “el Centro de Derechos Reproductivos de EE. UU.” ha montado una campaña mediática presionando a nuestro país para despenalizar el aborto usando esta mentira. 

Según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, la microcefalia puede desarrollarse por muchos motivos como la exposición a plaguicidas u otros químicos tóxicos, por infecciones, desnutrición de la madre, trastornos genéticos y conductas peligrosas por parte de la madre, entre ellos la drogadicción.

El Ministerio de Salud de Brasil informó que de los 4,180 casos de microcefalia reportados inicialmente allí solo confirmaron 270, de los cuales solamente en 6 de estos hubo existencia de zika en las madres. 

En Colombia más de 6,000 mujeres que tuvieron zika en el embarazo, ninguno de sus bebés tiene microcefalia. 

En El Salvador, de 25 mujeres que tuvieron zika en el embarazo, ningún bebé nació con microcefalia. 

El lobby pro aborto está instrumentalizando esta crisis sanitaria para favorecer una “solución eugenésica” (matar a los que consideran “inferiores”, “defectuosos”). 

El bebé salvadoreño por nacer posee derechos y dignidad humana, inclusive cuando podría presentar enfermedades o anomalías genéticas como microcefalia. Promover el aborto de estos niños constituye un acto de discriminación intolerable.

El Estado tiene obligación de defender los derechos y asegurar la salud de TODOS los salvadoreños y ofrecer a las madres embarazadas y a sus hijos en gestación todo el necesario apoyo.

El sistema de salud debe brindar a la población soluciones para combatir el zancudo que propaga la enfermedad.

La ministra Menjívar debería recapacitar e inquietarse porque “Dios tarda, pero no olvida”, debiendo percibir que si su mandato ministerial alienta este atroz genocidio, tarde o temprano todo se paga, porque así funciona, -simplemente-, “la Ley de Causa y Efecto”. 

¡Eliminemos a los zancudos no a los bebés por nacer!

*Columnista de El Diario de Hoy