Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La guerra: Del monte a la mente

La guerra salió del monte, pero se instaló en los corazones y las mentes de muchos. Se huele a pólvora y camorra en las entrevistas de televisión, en las redes sociales, en los artículos y columnas de opinión. 

Pensé en tan triste situación leyendo la semana pasada las diversas columnas de opinión, blogs, y mensajes en redes sociales, viendo y escuchando entrevistas. Hasta hice un auto examen de mi propio estilo a la hora de sentarme frente a la computadora. El tono del debate es belicoso.

Muy buenos argumentos quedan sepultados por la frase mordaz. Hasta personas serenas no escapan a tal tendencia. Hay algunas raras excepciones, pero son tristemente las que confirman la regla. La mayoría de críticas que hacemos al gobierno son justas.

Pero el estilo regañón o sarcástico, convierte la crítica en un simple desahogo. El gobierno lejos de prestar atención a los señalamientos, reflexionar y corregir, lo que hace es mandar a su escuadrón de francotiradores a disparar a los críticos desde las redes sociales y los medios tradicionales.

Pero no solo eso. A veces pareciera decir: "bueno si no les pareció una taza de éste caldo, le voy a dar dos ¿y qué?" Ese es el mensaje que contiene el nombramiento de Sigfrido Reyes al frente de PROESA. En lo personal, que quede claro, no tengo nada contra el señor Reyes, pero es indudable que sus actuaciones al frente de la Asamblea Legislativa, lo volvían el menos apto para ese cargo.

Supe de buena fuente que tres expertos en el tema de seguridad, preocupados por la dramática situación de violencia que vive el país, ofrecieron sus servicios ad honórem al gobierno. A pesar de las excelentes competencias de los que hicieron la oferta la respuesta del gobierno, por puras razones políticas fue "ni los queremos, ni los necesitamos".

Al clamor ciudadano que aboga por el respeto a la Sala de lo Constitucional, el gobierno responde con una campaña publicitaria de ataque. Nunca antes se había visto que un órgano del Estado utilizara dinero de los contribuyentes para atacar a otro órgano del Estado. Nunca se había visto, desde los acuerdos de paz, que se utilizara el poder político para acosar a los opositores. Porque el caso CEL-ENEL y Flores, no son más que persecución política.

En ambos casos los querellantes no han logrado presentar pruebas. Una cosa es destrozar la imagen de personas en la opinión pública, mediante campañas de desprestigio muy bien organizadas por expertos en guerra sucia y otra es presentar pruebas ante un juez. El caso de CEL-ENEL se contará en el futuro, junto al escándalo de los tránsfugas como hechos vergonzosos en nuestra historia.

Por lo que a mí respecta estoy convencido que las dos administraciones del FMLN han sido pésimas. Creo con firmeza que ARENA ganó las tres últimas elecciones, incluyendo la segunda vuelta de la presidencial. Y creo también que ARENA tiene el camino despejado para ganar las elecciones de 2018 y 2019. Sin embargo, esta guerra que salió del monte y se instaló en la mente puede hacer que pierda ambas elecciones. Hay que recordar que la Asamblea que surgirá el 2018 elegirá a la nueva Sala de lo Constitucional.

De nada sirve estar lanzando críticas al gobierno porque no va a rectificar. Responderán haciendo todo lo contrario. ARENA que sigue siendo la opción de la oposición, esta es una realidad política, debe enfocarse más bien en su renovación a fondo sin perder su esencia liberal. Hacerle fácil a los descontentos con el gobierno marcar sobre la bandera tricolor. Para ello debe sacudirse de una vez el anticomunismo cerril, y salirse de la confrontación estéril.

 Los líderes de opinión deberíamos hacer lo mismo. Nada ganamos con aporrear a un gobierno que no se moverá un ápice. Lo único que ganaremos es el insulto de sus troles. Me parece que nuestro trabajo debería estar más orientado a presentar argumentos al electorado de lo dramático que sería para el país, que el último resquicio que nos queda en materia de contrapeso al poder, la sala de lo constitucional, sea pintada de roja.

Y, peor aún, las consecuencias de un cuarto gobierno populista.

* Columnista de El Diario de Hoy. marvingaleasp@hotmail.com