Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El grito de la juventud

¿Cómo podemos vivir en un país donde no existe una verdad? ¿Cómo podemos vivir en un país en donde todos parecen jugar al ping pong tirándose las responsabilidades unos a otros? ¿Cómo podemos vivir en un país donde la gente prefiere el gobierno de las maras? Una vez se les abre una puerta, van a exigir que se abran más.

¿Cómo podemos vivir en un país donde todo se impone con amenazas? No vengan a decirme que somos un país en el que podemos votar libremente si muchos de los electores son amenazados en sus propias comunidades.

¿Cómo podemos vivir en un país donde la gente con alguna "cultura" y "educación" se vende como droga a los partidos políticos por tener un dólar más que no les hacía falta? ¿No se han puesto a pensar que venderse de esa manera expone al país entero a contraer una especie de "peste negra" y perder su libertad? No debemos permitir el contagio de una enfermedad incurable.

¿Cómo podemos vivir en un país donde la corrupción ha llegado a tal punto que tener sucias las manos está de moda, donde existen olimpíadas de quién roba más, de quién tiene más mujeres, de quién tiene la colección de carros más grande, de quién tiene el blindaje más alto, de quién tiene la mansión más lujosa? ¿Cómo podemos vivir en un país tan egoísta, donde prefieren mantener una educación baja para que las personas sean menos pensantes y críticas a la hora de elegir a un candidato? Tal parece que los partidos políticos de este país prefieren una población manejable de ignorantes.

¿Por qué vivimos en un país donde todos se expresan de él como un circo? Lo más interesante es que los "animales", en otras palabras los políticos, aparentan ser los más peligrosos cuando en verdad lo son los "domadores", en otras palabras el electorado.

Y es que de no ser por quienes votan los "animales" no tendrían ningún poder. Los "domadores" nunca deben de permitir que los "animales" dirijan el circo en contra de sus propios intereses.

¿Por qué vivimos en un país donde todo es chiste, donde nadie puede actuar con seriedad ante algo tan delicado como es elegir quién va a gobernar nos?

¿Cómo podemos vivir en un país donde las elecciones parecen "concursos de popularidad"? ¿Que no saben que la belleza superficial es sólo una máscara que esconde las verdaderas intenciones? Lo que nos debería de importar son las propuestas, las soluciones verdaderas a los problemas. Es preciso aprender que a la hora de votar hay que hacerlo no por el candidato que más promete sino por el que aporta ideas y proyectos sensatos.

¿Cómo podemos vivir en un país donde nos quejamos por todo, pero no hacemos nada por ayudar a mejorarlo? ¿Por qué calla la juventud, es que se ha vuelto conformista o porque los adultos no les abren espacios de expresión? Hay que convencer a muchos que los jóvenes son el futuro y tienen ideas innovadoras. Sólo digo que nos escuchen, que no nos aparten, que nos tiendan una mano de guía y nos involucren en la toma de decisiones. Entiendan que nosotros vemos al mundo de una manera diferente.

¿Por qué vivimos en un país donde la gente que emigra buscando superarse vota por partidos que evitan la superación? ¿Por qué no se van de "mojados" a Cuba o o a Venezuela? ¿No han entendido que no existe tal cosa como la igualdad absoluta, salvo ante Dios, la ley y las oportunidades? ¿No ven a los presidentes de Cuba y Venezuela? ¿Serán ellos iguales a sus su pueblos que sufren de pobreza y escasez, mientras ellos viven en la abundancia?

¿Por qué vivimos en un país donde exigimos democracia y libertad pero al mismo tiempo nosotros mismos nos queremos cargar de cadenas? ¿Por qué vivimos en un país donde utilizamos a Dios para convencer, cuando Dios no es materia política y menos cuando aquí todos actúan sin moral y sin valores? ¿Por qué vivimos en un país donde todos queremos ganar un "Oscar" en actuación, al actuar a nuestra conveniencia? Todos actúan por el "qué dirán", en vez de hacerlo con integridad, criterio y apego a la verdad.

Puede ser que con esto que he escrito quede mal con algunos, que a otros los haga reflexionar, que otros cambien de "chip", que abran los ojos, que vean la realidad en que vivimos desde otro ángulo.

Con esto quiero decir que defiendo mi punto de vista personal sobre lo que está sucediendo, esa libertad de expresar lo que pienso que ahora se encuentra bajo el grave riesgo de desaparecer .

Finalmente debo decirles que yo NO voto por un candidato, yo voto por la libertad. Voto por la democracia y la superación. Voto por mi futuro y el de mis hijos. Voto por la vida. Voto por la familia. Voto por democracia. Voto por la paz. Voto por el progreso. Voto para poder volver a votar. Voto por El Salvador.

*Colaboradora de El Diario de Hoy