Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Grave peligro del voto nulo o de no votar

H ay miles de jóvenes que como castigo a los políticos que los han decepcionado y de la sucia campaña electoral, han decidido no votar. Hay ciudadanos descontentos que para demostrar su desprecio y repudio a la corrupción, recomiendan anular el voto, pues con más del 50% de votos nulos, se anula automáticamente la elección.

Despertemos y analicemos el grave peligro que conllevan estas opciones. No votar permitiría al FMLN obtener mayoría con el voto duro, pues su militancia es esclava de su ideología totalitaria, que obedece ciegamente las órdenes del partido, sin meditarlo y sin libertad para oponerse. A mayor abstención, menos votos para los otros partidos, que por muchos defectos que tengan, reconocen el derecho para elegir libremente.

Lograr 50% de votos nulos es bastante difícil y anular las elecciones traería nefastas consecuencias para el país. Pero si se lograra, ¿cuáles serían sus bondades? Realizar otras elecciones, otro gasto millonario, y quién nos garantiza que los partidos podrán presentar mejores candidatos, o que insistirían en poner a los mismos.

La mentirosa publicidad del FMLN pretende embaucar a las mayorías no pensantes con regalitos para seguir extendiendo la mano, sin responsabilizarse por trabajar aunque se mantengan en la pobreza. ALBA hace alarde de su poder económico con millonarias donaciones, que terminarán cuando Venezuela ya no pueda seguir regalando dinero, lo que no es nada remoto. Pero nunca antes se había visto tal irrespeto a la Ley Electoral, que prohíbe publicitar obras del gobierno en los 30 días anteriores a las elecciones, como los múltiples spots, donde derrochando cinismo, el Presidente Funes proclama sin ninguna vergüenza, como logros de su gobierno la transparencia, combate a la corrupción, disminución de violencia, erradicación de la pobreza, olvidando que el pueblo es testigo del crecimiento desmedido de su patrimonio y el de sus funcionarios.

Debemos hacer memoria de las peligrosas declaraciones del Frente, que constituyen una grave amenaza para la institucionalidad democrática, si siguen en el gobierno. Al ganar la elección del 2009, afirmaron con la euforia del triunfo, que ellos no eran la alternancia, sino la alternativa, pues para ellos las elecciones eran únicamente la manera de llegar al poder,como en Nicaragua tras una serie de abusos y descarada manipulación de la Constitución.

Sánchez Cerén amenaza reformar las clausulas pétreas de nuestra Constitución, que con la audacia de la ignorancia, ha osado calificar de aberración jurídica, porque establecen que no podrá cambiarse el sistema de gobierno republicano, democrático y representativo, ni el territorio de la República y defienden la alternancia, prohibiendo la reelección. Cuba será su modelo y llama a Venezuela el faro de luz que iluminará Latinoamérica.

Medardo González, secretario general del FMLN sostiene que entre más instituciones del Estado controle su partido, más se consolida la democracia en el país. Ya controlan el Ejecutivo, el Legislativo y el Poder Judicial, permaneciendo independiente sólo la Sala de lo Constitucional, que buscan desarticular, pues los valientes magistrados han luchado denodadamente por mantener la institucionalidad. Su absoluto control sobre el TSE ha sido evidente por sus fallos parciales favoreciendo los spots ególatras del Presidente Funes y del FMLN, y condenando los de ARENA.

Salvadoreños, aunque no simpaticemos con ARENA y su candidato, favorecerlos con el voto es la única vía para mantener nuestra libertad. No votar o anular el voto demuestra falta de madurez cívica, cobardía y traición a la Patria, porque si gana el Frente, estas del 2014 pueden ser nuestras últimas elecciones libres. Y no podremos quejarnos, porque será nuestra culpa.

*Columnista de El Diario de Hoy.