Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El gran éxito del FMLN

El FMLN está orgulloso de sus éxitos. Una vez bajados de la montaña y encaramados en sus lujosos todoterrenos, se han dedicado a pregonar que solo ellos tienen la solución para nuestros problemas nacionales. Así lo proclamaron siendo oposición y lo hacen ahora, como gobierno, saturando con propaganda cuanto medio de comunicación existe.

Pero, con la mano en la conciencia, ¿qué logro pueden atribuirse? ¿Nuestra población está mejor educada, tiene más salud, ha disminuido la pobreza, vivimos mejor, con más y mejores empleos? Y, principalmente, ¿estamos y nos sentimos seguros? Si la respuesta a todo eso es un rotundo ¡NO!, entonces, ¿qué éxito han tenido? ¿Ninguno? ¿Cero logros?

No, el FMLN sí ha tenido un éxito indiscutible; único, pero irrefutable: ha triunfado magistralmente en infundir el odio de clases. Basta leer los comentarios a los artículos que publican los medios digitales, para comprobarlo. Y, generalmente, el odio va dirigido contra ARENA y "los 20 años de ARENA".

¡Ese odio es un logro del FMLN! Porque, de acuerdo a un largo resumen que aún conservo, basado en datos de fuentes de prestigio, fechado en noviembre de 2003, la realidad es que ARENA hizo mucho bien a nuestro país en ese período de 15 años y también después. Y, por espacio, menciono algunos pocos ejemplos: cumplimiento de los Acuerdos de Paz (costo: más de US$5,000 millones), reducción de la extrema pobreza del 33.1 % (1980) al 15.8 % (2002), reducción de la tasa de mortalidad infantil de 44.9 (1991) a 27.4 por cada 1,000 infantes nacidos vivos (2002) a nivel del Ministerio de Salud, reducción del analfabetismo de 25.2 % (1991) al 13 % (2003), reducción del desempleo del 12.9 % (1980) al 6.8 % (2002), reducción de la tasa de interés del 25 % al 6.7 % y de la inflación, del 30 % al 2 %.

Además, hubo mejoría importante en rubros como la cobertura urbana del agua potable, construcción de carreteras y mantenimiento de toda la red vial, construcción de viviendas permanentes y reconstrucción y mejoramiento de 4,031 escuelas, esto último solo en la época de Francisco Flores (sí, ese expresidente tan vilipendiado, condenado antes de ser sometido a juicio, a quien debemos el habernos levantado después de dos terremotos).

¿Todo fue perfecto? NO. ¿Hubo errores? ¡Muchísimos! Tan es así, que actualmente lo reconocen y, sin duda, están enmendándose.

Pero, ahora, quizá lo más importante es lo que NO SUCEDIÓ en la época de ARENA: NUNCA hubo una emigración de niños no acompañados, porque sus padres prefieran enviarlos a enfrentar una ruta infernal, en vez de que vivan un peligro permanente dentro de sus comunidades. JAMÁS hubo un abandono masivo de casas, adquiridas con grandes sacrificios por familias trabajadoras, porque las maras asesinas así se los ordenan. Ningún empresario, de ningún tamaño, tuvo que cerrar su negocio porque los gastos en seguridad y las extorsiones le hicieran quebrar. En tiempos de ARENA ningún ciudadano tenía temor de ser asesinado por el simple hecho de viajar en un bus. Mucho menos, NADIE, entonces, abordó un bus siendo un pacífico empleado, padre de familia, y se bajó del mismo convertido en homicida, porque en ese corto trayecto tuvo que defender su vida y su jornal. ¿Masacres? ¡Tampoco! Esas son de los tiempos del FMLN. Y ¡tantos ejemplos más!

¿Los 20 años de ARENA? ¡Deberíamos agradecerlos, en vez de criticarlos y odiarlos!.

*Columnista de El Diario de Hoy.