Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gracias a Dios tenemos un canciller responsable, Hugo Martínez

Inverosímil la noticia aparecida esta semana en La Prensa Gráfica, acerca de la presión que hace el secretario del FMLN, el radical marxista Medardo González, a nuestro canciller Hugo Martínez, para que vía diplomática rechace el respaldo que hicieran públicamente magistrados de cortes supremas de otros países, a sus homólogos magistrados de nuestra Sala de lo Constitucional.

No se requiere gran imaginación para suponer que la información adicional que González exige (¿ordena?) al canciller hacer llegar a esas cortes mediante nuestros embajadores, ocultará la jugada sucia ilegal llevada a cabo en la Asamblea por FMLN y GANA, donde, los solamente 24 legalmente electos diputados para nuestra capital, con el voto del suplente de Gallegos --también de San Salvador-- se convirtieran ilegalmente en 25 (despojando de un diputado a San Miguel), para reunir los votos requeridos hacia lograr adjudicarse los tristemente célebres $900 millones. Se ha comprobado que la mayor parte de estos, serían para cubrir déficits fiscales del gobierno.

Por supuesto González deseará también ocultar la publicidad del discurso del presidente Sánchez Cerén en todos los medios (pagada con nuestros impuestos), que irresponsablemente en su desazón y furia, hiciera pender la legendaria peligrosa espada de Damocles, sobre las cabezas de los magistrados de nuestra magnífica Sala Constitucional, cuando el pueblo salvadoreño entero y mayoría de embajadores extranjeros acreditados, consideran a la Sala como la única institución gubernamental importante que cumple a cabalidad su trabajo hacia la patria. Los salvadoreños debemos a ésta, la supervivencia del Estado de Derecho que se sostiene aún en el país. Gracias a Dios que también tenemos un canciller responsable y probo, a quien conociendo personalmente y tener en gran estima, sé que no va a doblegarse ante los requerimientos autoritarios de González.

Hoy jueves 2/7/15 mientras escribo estas líneas, he leído interesante entrevista en este rotativo--que todos deberíamos analizar--, efectuada al importante e igualmente íntegro personaje, director de FUNDE, Roberto Rubio, quien por decir la verdad ha tenido que soportar persecuciones del gobierno --desde muchas de ellas, en su vehículo, hasta recriminables, horrorosas, tenebrosas calumnias contra él y su hija para desprestigiarlo y callarlo--. Este valioso, valiente, veraz (por sus siglas: "VVV") crítico de esta administración y de ARENA --como son muchos otros, no menos "VVV": presidentes de autónomas, analistas, medios, etc.-- fue invitado con representantes de Honduras por el Gobierno USA, Departamento de Estado, Congreso y analistas, para exponer y conocer nuestra situación, que estos consideran preocupante por las señales negativas que les envía este régimen efemelenista. Nuestro gobierno --dice-- busca obtener fondos del plan Alianza para la Prosperidad que el legislativo estadounidense tiene en discusión. Pero esto está dudoso por varias razones. Congresistas demócratas y republicanos ven rezagado el combate a la corrupción e impunidad; un marcado irrespeto hacia el sistema democrático; ideología contraria a la democracia en cuanto a que para colmo, este gobierno, incluido el presidente, recogieran firmas contra el presidente Obama, a solicitud del (déspota, tirano, comunista) presidente venezolano Maduro. ("Faro de luz efemelenista"). En cuanto al máximo ejemplo de corrupción, está el cuestionado Sigfrido Reyes, a quien en vez de investigarse su repentino enriquecimiento y transformación a gran terrateniente, fue premiado con jugoso puesto estratégico para ¿atraer inversión?, siendo defendido vehementemente por todos los diputados efemelenistas y por el secretario de "Participación Ciudadana y 'Transparencia' Gubernamental", el extranjero Marcos Rodríguez.

¿Conseguir parte de esos mil millones estadounidenses para combatir la criminalidad?... Difícilmente…

* Columnista de El Diario de Hoy.