Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno local plural: una oportunidad histórica

esde hace varios años algunas organizaciones de la sociedad civil han cuestionado y discutido ampliamente el control unipartidista de los Concejos, que resultan de una elección, por estimar que es antidemocrático que un partido político obtenga la victoria en un municipio por mayoría relativa (incluso de un voto) y por tanto obtenga el control completo del gobierno local.

Hasta la última contienda electoral municipal El Salvador mantuvo los concejos edilicios unipartidistas, a pesar que muchos países de América Latina ya habían realizado las reformas de ley necesarias para lograr la conformación plural de estos Concejos, expresándose como una clara tendencia a la democratización.

En enero de 2013 se logró dictamen favorable en la Comisión de Reformas Electorales y Constitucionales de la Asamblea Legislativa para las reformas de ley necesarias y así tener concejos plurales como resultado de las elecciones de 2015. El dictamen contó con el respaldo de todas las fracciones legislativas. Luego un grupo parlamentario decidió retirar su apoyo al acuerdo argumentando que realizaría consultas con sus alcaldes, recibiendo las críticas de las organizaciones de la sociedad civil.

Después de muchos debates por fin se obtuvo el dictamen favorable y éste fue presentado al Pleno Legislativo, que aprobó el Decreto 326 el 7 de marzo de 2013, que modifica los artículos 220 y 264 del Código Electoral.

Y a partir de su vigencia, les guste o no a los señores alcaldes el nuevo mecanismo para la conformación de los Concejos cobrará vigor en las elecciones municipales de 2015.

Sin embargo, a la fecha los sectores políticos expresan que existen muchas dudas sobre su viabilidad práctica de esta nueva conformación de los Consejos. El motivo de esas dudas es a raíz de que en la actualidad existen en muchos municipios problemas entre el Alcalde y sus Consejos. Pese a que todos los concejales son del mismo partido les cuesta ponerse de acuerdo en la implementación de los proyectos impulsados por la municipalidad.

He tenido la oportunidad de platicar con muchos alcaldes de todos los partidos políticos en todo el país y no he escuchado a ninguno de ellos, en privado, un optimismo en los gobiernos plurales. Se tiene el temor que los Concejales que se incorporen de los partidos minoritarios llegarán a obstruir el trabajo para hacer quedar mal a sus adversarios políticos. Pero independientemente de esos miedos, el nuevo mecanismo para la composición de los Concejos nació, y vino a quedarse.

Se ha implementado una cláusula de gobernabilidad. El partido ganador asegura la mitad más uno de los concejales, ello pretende dar funcionalidad a la municipalidad en la toma de decisiones.

Instituciones como el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Municipal (ISDEM) están llamados a crear las condiciones para el funcionamiento de los concejos plurales, a fortalecer el conocimiento en los Concejos mediante actividades de capacitación para una aplicación efectiva del gobierno local plural, a fin de valorizar sus funciones y dotar oportunamente a las municipalidades de la información suficiente y veraz a través de asistencia técnica y capacitación para la toma de decisiones en el ejercicio del gobierno municipal.

Existe la oportunidad histórica en estas elecciones del 2015 que la oposición pase a ser parte del Concejo y contribuya a la gobernabilidad, dejar atrás confrontaciones electorales y sumarse a conformar gobierno local en el cual se debata y logren acuerdos en beneficio de la comunidad.

El promedio de participación ciudadana en las últimas tres elecciones legislativas y municipales ha sido de 53.2%; los comicios del 2015 confirmará si esta nueva modalidad de concejos plurales incide en la convocatoria de ciudadanos a las urnas.

* Colaborador de El Diario de Hoy.

resmahan@hotmail.comD