Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobernar: ¿show o servicio?

Hace pocos días tuvo lugar un debate entre dos de los candidatos por la Alcaldía de San Salvador; y al terminar el programa, quedó rondando en mi cabeza una pregunta: ¿En que consiste entonces "gobernar": es un show o un servicio publico? Y he llegado a una conclusión: el país esta en la situación actual, porque los salvadoreños no lo tenemos claro…

Siempre he valorado el trabajo de los servidores públicos, personas que por un tiempo dejan a un lado su ocupación cotidiana y sus intereses personales, para dedicar su tiempo a trabajar por el país. Sin embargo, me da la impresión de que los ciudadanos y quienes entran a la palestra política, hemos olvidado que este es el verdadero sentido de un cargo publico: el servicio a los demás.

Al observar y escuchar cómo se desenvuelven nuestros gobernantes me aqueja la duda: ¿Será que al llegar al poder conocen que se están comprometiendo a trabajar para el bien de todos los salvadoreños? ¿Será que en realidad quieren generar progreso para el país? ¿Será que de verdad hacen lo que pueden por mejorar la situación?

Y es que no puedo dejar de pensar en ello cuando siento la insistencia con que están queriéndonos vender la idea de que vivimos en "el paraíso". Seguramente los extranjeros que escuchan las declaraciones de nuestros funcionarios deben desear venir a vivir a este país; sin lugar a dudas todos los salvadoreños deseamos migrar a Nuevo Cuscatlán para disfrutar de la seguridad y prestaciones de las que dice su alcalde que se goza allí…

Pero lo cierto es que, para la mayoría de salvadoreños todo eso no es una realidad; y tampoco lo será por repetirlo mil veces. Por supuesto que es un sueño que compartimos todos, pero "del dicho al hecho hay mucho trecho". Basta con leer el diario, o hablar con quien se sienta a nuestro lado en una sala de espera, en el trabajo o en el bus. Todos sufrimos, de alguna forma, la crisis que estamos viviendo y, pienso que todos deseamos a un líder que sepa, quiera y sea capaz, de mejorar de mejorar la situación.

¿Un show? ¡Me encanta el espectáculo! Disfruto mucho ver como se puede recrear un hecho histórico o una creación mental. Como se construye una historia a base de palabras, escenas, poses, gestos, efectos y más. El espectáculo divierte, entretiene y ayuda a descansar. Pero no es la realidad, puede parecerse a ella, pero no lo es. Por eso, cada cosa en su lugar, En lo personal considero que el ámbito de la política no es lugar para el show, hay demasiado en juego…

Si los salvadoreños tuviéramos claro que los cargos públicos son para "servir a los demás" , y supiéramos diferenciar "el show" de la realidad, sabríamos elegir mejor a nuestros gobernantes y exigirles que cumplan con la responsabilidad adquirida.

*Colaboradora de El Diario de Hoy.

@MonicaPacas