Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobernabilidad

Todos los partidos políticos han demandado en mayor o menor medida gobernabilidad. No hay futuro sin ella. No hay futuro sin inversión y crecimiento económico. No hay futuro sin inversión social. No hay futuro sin acuerdos de nación que establezcan un rumbo. Ahora tenemos una oportunidad de oro para regresar a la mesa de negociación y construir país. Pero el FMLN se niega a considerar un modelo de gobernabilidad con ARENA. ¿Y qué le queda si fue el partido político que más votos obtuvo en las pasadas elecciones?

¿Qué quiere el FMLN? Cada año cambia de discurso y como el camaleón pretende ser invisible a los ojos inquisitivos del ciudadano. ¿Por cuánto tiempo le van a funcionar estas maniobras políticas que se esconden en un buen manejo de mensajes comunicacionales? Antes de ganar la presidencia con Mauricio Funes el FMLN estoicamente defendía que por la salud fiscal del país no era posible endeudarse más allá del 40% del PIB nacional.

Ahora estamos en el 60% y la demanda de más préstamos sigue siendo uno de sus caballos de batalla. Pareciera que la lógica del FMLN es que no importan las consecuencias si daña a ARENA. Con criterios de responsabilidad, de rendición de cuentas y de acuerdos anteriores como los firmados en 2012, ARENA consistentemente ha solicitado su cumplimiento antes de aprobar más préstamos. Ocasión propicia para que el FMLN ataque. Cuando uno es gobierno debe promover mayor responsabilidad en la gestión pública y ya no tanta politiquería.

Los ciudadanos esperan resultados. Quizás hemos cometido el error de no comunicar adecuadamente todo lo relacionado con el mayor endeudamiento del país. ARENA no ha comunicado claramente todos los préstamos que sí se aprobaron con apoyo de sus diputados y que todavía no se ejecutan. Allí está el préstamo para mejorar los distritos de riego. Allí está el préstamo para la nueva máquina para la lavandería del hospital Zacamil.

La meta de la Asamblea en estas circunstancias debería ser lograr que todo se apruebe con mayoría calificada. ¿Por qué le apuesta el FMLN a antagonizar al partido ARENA cuando necesita de sus votos? ¿Será que lo único que les interesa es denigrar y atacar al partido de oposición? ¿No deberíamos ser los diputados ejemplo de concertación en representación del pueblo? ¿No deberíamos con dignidad respetarnos unos a otros?

En estos días hay muchas iniciativas en la mesa. Ayer en la mañana un alto dirigente del PCN me comentó que ha estado promoviendo que la rotación de la presidencia sea entre representantes de los partidos mayoritarios FMLN y ARENA. ¿Por qué no podemos construir sobre esta propuesta una alternativa viable para cada partido y que dé gobernabilidad al país? Estamos al borde del precipicio y se necesitan medidas audaces y valientes. Comencemos con medidas colegiadas. ¿Cómo es posible que hace más de 20 años pusimos fin a una guerra de más de una década y ahora no podamos construir una visión de consenso para el país? ¡Qué 85% de los que se han ido del país hasta el año 2010 sean bachilleres y profesionales debería hablarnos del país que estamos construyendo!

Hagamos un alto en el camino. Sentémonos en la mesa con todas las fuerzas políticas representadas en la Asamblea Legislativa y formemos una junta directiva que pueda ser aprobada por 84 votos. Esa debería ser la meta y la base de sustentación de la gobernabilidad que el país necesita. Es buscando lo imposible como lograremos hacer realidad lo posible.

*Colaborador de El Diario de Hoy.