Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

De Giuliani y de Gilligan

Rudolph Giuliani alcanzó notoriedad al lograr reducir el índice de crímenes en la ciudad de New York en un 70%, lo cual, representa un logro notable. Por su parte el Dr. James Gilligan que fue contratado como director médico del hospital psiquiátrico penitenciario en Bridgewater, Massachusetts, debido a las altas tasas de suicidios y de homicidios dentro de sus prisiones, también tuvo un logro notable al reducir los dos índices a cerca de cero. Mientras la tarea de Giuliani se concentró en encerrar a los delincuentes en las cárceles, Gilligan se concentró en resolver la patología violenta de los prisioneros. Mientras Giuliani trabajó en controlar la expresión visible e ilegal de la violencia Gilligan trabajó en la violencia misma.

El gran aporte de Gilligan fue el de aplicar el método epidemiológico al problema de la violencia. Identificó como patógeno el estado de humillación abrumadora. La violencia surge cuando la persona no posee las herramientas para manejar adecuadamente su estado de humillación. Las principales herramientas son los sentimientos de amor y de compasión hacia los demás. Si la infancia ha estado plagada de maltrato, abuso, acoso y violencia, el niño aprende a volverse insensible y pierde el sentido de culpa sobre sus actos. Cuando la violencia surge, la persona puede matar sin la menor compasión y sin el menor remordimiento. La violencia es el medio por el que puede ganar respeto y recuperar su auto valía destruida.

Dentro de la pandilla el joven adquiere aceptación, respeto y una admiración que es proporcional a su nivel de insensibilidad y crueldad. Marginado por la sociedad decide dejarla de lado y se integra a un grupo que no responde a las motivaciones del delito común sino a la sed profunda de estima y respeto. En el rompimiento total con la sociedad, los jóvenes abandonan y rechazan todo lo que es del "sistema": escuela, deportes, convenciones sociales, capacidad de tolerancia, trabajo, etc. Sus formas de vestir y de tatuarse indican que están fuera del sistema y que no quieren volver a él. Cuando la represión les encarcela y les hace vivir en condiciones inhumanas el sentimiento de humillación se fortalece y el patógeno se propaga. Las cárceles mismas se convierten en vectores de propagación y logran el efecto inverso al esperado: en lugar de reducir la violencia, la multiplican. Esto explica el sentido de lo mil veces repetido: a mayor represión, mayor violencia. Nuestros últimos 20 años de historia lo ilustran.

Esto, no supone que quienes cometen delitos deban ser dejados impunes. Pero sí supone que los centros de detención deban ser verdaderos centros de rehabilitación para quienes han delinquido. No un lugar donde las personas mueren de calor, deshidratación y asfixia. A mayor inhumanidad en el trato a los detenidos, mayor el sentimiento de humillación y mayor la violencia. En la medida que se les trata como personas, que han delinquido ciertamente, pero que siguen siendo personas, sus sentimientos de autoestima comienzan a mejorar y el patógeno de la violencia comienza a debilitarse. Eso fue lo que permitió al Dr. Gilligan llevar a casi cero no el delito sino la violencia, nuestro verdadero problema. Sería genial que a las recomendaciones de Giuliani se añadieran las recomendaciones de Gilligan, que pueden ser tomadas de sus siete libros donde resume 25 años de trabajo.

*Colaborador de El Diario de Hoy.