Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La generación "yo"

A veces es importante ser directos y duros, ya que muchos sólo entendemos cuando nos hablan de esa manera. Por eso decidí hacerlo en esta columna así.

La generación que le tocó vivir como adultos la década de los setenta a ochenta, realmente fue una que se involucró, no se andaba con tanta lloradera. Esto es un hecho para cualquier ideología, se arremangaron las mangas y se apretaron los pantalones para participar.

A esa generación no la detuvo las bombas, secuestros, masacres, impuestos de guerra, quemas, destrucción de infraestructura ni nada; ni mucho menos le importó que la generación anterior a ellos continuaba dominando la política para tomar las riendas de la misma. No les pidieron permiso, se metieron, los empujaron y sacaron adelante a El Salvador.

A pesar de las condiciones en las que vivían, no se fueron. Les mataron y secuestraron a sus familiares, les destruyeron y quitaron una y otra vez sus negocios o donde trabajaban, sufrieron varios atentados de todas partes, ya sea ejército y/o guerrilla, pero se quedaron porque al final creían en ideas y visiones que consideraban superiores a ellos mismos.

Dicen que no siempre hay que meter a todos en el mismo huacal, pero lastimosamente lo siguiente es casi generalizado para la derecha y espero que lo tomen a bien. La derecha de este país, en caso de perder, tendrá un solo responsable y esa es la que he tildado como "la generación yo". ¿Por qué? Si usted se identifica con una de las siguientes frases, entonces usted forma parte de esta generación:

-Cuando era bicho pero ya estaba grande, "yo" quería aprovechar que ya vivíamos en paz, entonces no me metí en la política porque estaba estudiando. Después comencé a formar mi familia, no me quedaba tiempo, las prioridades fueron cambiando. Aunque me hubiera gustado, fíjate.

-"Yo" creo que los jóvenes deberían de involucrarse más, tienen que tomar las riendas; "yo" por ejemplo, soy bien activo porque siempre me expreso en Facebook y pronto lo haré también en Twitter porque esto ya es suficiente.

-"Yo" tengo miedo que me comiencen a criticar si me involucro directamente y no quiero tener ese tipo de problemas. ¡Pero hay que decirle a todo mundo lo que pensamos!

-"Yo" creo que deberías reunir un par de cheros y participar en la política.

-"Yo" de verdad que si llega a quedar el Frente me voy sin pensarlo dos veces y voy a dejar de invertir y gastar acá porque todo nos lo van a quitar tarde o temprano.

-"Yo" creo que cuando se lance alguna buena persona hay que apoyarla.

-"Yo" creo que no es necesario ir a ayudar a las urnas, ni levantarse tan temprano para decir que te importan las elecciones.

-"Yo" hago más política que cualquiera.

De continuar así, no habrá palabra más directa y sincera que "vergüenza" para describir a esta "generación yo". Esta será la primera vez que verán de manera palpable los resultados de no involucrarse.

Esta generación, que es específicamente de derecha, ya que la de izquierda es ejemplarmente participativa, puede ver una tremenda claridad de la responsabilidad que tienen sobre sus hombros para su ideología y partido político. Insto a que cambien su "yo" y lo reemplacen por un "nosotros".

Una carreta no se mueve sin alguien que la jale. Si esta generación de derecha se da cuenta que es la más preparada en la historia de nuestro país, esa carreta nadie la detendrá, porque podría ser jalada por un gigante que estaba dormido. ¿Despertará a tiempo?

*Lic. en Economía.

Columnista de El Diario de Hoy.

twitter:@SergioTotoR