Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fútbol, política y valores

"Necesitamos referentes y el Barça lo es en juego limpio y en humildad. El Barça es una escuela de valores. No ser del Barça es un pecado". (Sor Lucía Caram, argentina, monja de clausura: www.religionenlibertad.com).

Gane o pierda, el Barça es un referente, cada vez más generalizado, como escuela de valores. El bloguero Chemmy C. Acosta dice: "Sin entrar en detalles dignos de una investigación exhaustiva, solo basta observar con detenimiento cómo en la cancha de juego, el FC Barcelona pone en práctica los principios y valores de la ética, el trabajo en equipo, la innovación, el liderazgo y el respeto". (En Internet encontrará infinidad de ejemplos como estos que he citado).

Bueno, y ¿a qué viene el fútbol en la página de opinión? A dos cosas:

Una, que es inconcebible que alguien haya tan siquiera pensado en nombrar capitán de nuestra selección nacional --ya de por sí muy mal parada-- a un jugador cuyo historial reciente no repetiré. Nuestra "selecta" nos representa a todos los salvadoreños, que estamos tan desprestigiados alrededor del mundo, precisamente por la violencia y la delincuencia. Y, encima, ¿convertiremos en líder a quien delinque? ¿Con qué autoridad moral podría exigir a sus subalternos la disciplina y buen comportamiento requeridos para representar a nuestro país? ¿Ese es el referente que necesitan nuestros niños y jóvenes, dentro y fuera del deporte? ¡Por favor, exigimos RESPETO a nuestra nacionalidad!

La otra: que si los valores son vitales en el fútbol, cuánto más lo son en la política, donde los funcionarios públicos tienen en sus manos el destino de nuestro país.

ARENA ha realizado cambios criticados por algunos y aplaudidos por muchos. Me arrogo la vocería de miles de compatriotas que desean, aspiran, esperan y exigen, que esos cambios impliquen lo más importante: que los representantes de ARENA estén realmente comprometidos en practicar los valores que sus estatutos establecieron desde su fundación.

Conocemos al Dr. Norman Quijano como un hombre honesto y trabajador, y la esperanzadora nominación del Dr. René Portillo Cuadra para complementar la candidatura presidencial, es un buen augurio. ¡Qué bueno escuchar que defenderán nuestra institucionalidad y promoverán la educación de calidad!

Esperamos conocer pronto a todo el equipo que acompañará al Dr. Quijano en su futuro gobierno; deberá estar, como mínimo, al mismo nivel que la dupla presidencial, en capacidad y en probidad.

Y en esto debe trabajar ARENA, más allá de 2014. Es imprescindible que los aspirantes a alcaldes y diputados en 2015, sean ejemplos de honestidad y vida limpia. ¡No más aprovechados que traicionen nuestro voto! Quien quiera ser independiente, que corra como tal, y quien se arrope bajo la bandera de un partido, que haga sus propuestas personales dentro del marco de principios y valores del instituto político que lo respalda, manteniéndose fiel a éste y a sus votantes hasta finalizar su período.

Bien dicen que debe contratarse al personal prioritariamente por lo que es, no tanto por lo que sabe, ya que el conocimiento puede adquirirse en cualquier momento, pero las cualidades personales, el "ethos" de cada quien, ya se trae. Si esto es importante en cualquier trabajo, por humilde que sea, muchísimo más importante resulta para la gestión pública.

Por eso, Dr. Quijano, para bien de El Salvador, por favor escoja buenos colaboradores; haga realidad, finalmente, la ansiada meritocracia.

*Columnista de El Diario de Hoy.