Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Funes y el voto cruzado

Estoy realmente indignada, supongo que así lo estará también la mayoría de salvadoreños que haya leído las declaraciones del señor Funes, sí, el que fue presidente, hablando contra el voto cruzado, encargo que seguramente le hicieron y él encantado lo ha cumplido.

Su discurso revela, no el miedo, sino el pavor que ha despertado en la fracción de la izquierda esta manera de votar, porque se sienten inseguros y en riesgo. ¿Acaso no se consideran fuertes? Funes acusa y critica que hoy son los hijos de los integrantes de grupos empresariales quienes "heredarán las curules". Casi podríamos dar las gracias al señor Funes, porque adelanta la victoria.

¿Y qué con la alternancia? ¿O tienen que ser siempre, de ahora en adelante, los ortodoxos, sus hijos o sus allegados los únicos que se sentarán en las curules? La diferencia, lo que no aceptan, es que no pertenecen a su ideología política. Sin embargo, todos tienen el mismo derecho, con el agravante que, precisamente, los que no quieren hacer relevos, son los mismos que destruyeron el país y dividieron a la sociedad salvadoreña. Y, por supuesto, el voto cruzado les deshará su croquis y mapa de ataque trazado desde hace años, sin duda los debilitará.

Como siempre, el señor Funes habla con escasa calidad humana, poca caridad, ausencia de conciencia y exceso de soberbia.

Dice también, que se debe investigar adonde fueron a parar los fondos por los que se acusa al expresidente Flores, pero se olvida de que los salvadoreños estamos pendientes de conocer el destino de los fondos de Capres, los que usaron sus funcionarios, allegados y sus amigos y amigas y tantos otros despilfarros suyos, de todos conocidos.

A cada insulto, a cada condena y aspecto que usted se refiere en sus declaraciones puede encontrar preguntas que muy bien aplican para usted, aunque sabemos que no las responderá. Hay tantas dudas o certezas sobre su quinquenio que podrían escribirse y llenar un libro. El expresidente Flores no habrá sido quien solicitó un ejército que lo custodie. Y ya que usted toca ese tema son los funcionarios de su ideología los que se los habrán impuesto ejerciendo la prepotencia que les caracteriza.

Todo el veneno que usted destila, puede resumirlo quienes saben que usted ha sido el peor presidente en la historia de El Salvador, aun asociándolo al mandatario anterior a usted y a la maquinaria de poder que ahora nos gobierna.

Cierto, difícilmente se repetirá otro presidente como usted, le guste o no le guste. Cuando se tiene el techo de vidrio no se le tiran piedras al vecino, señor Funes.

*Colaboradora de El Diario de Hoy.