Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La Fuerza Musical de C.A.

Escribo este artículo por el contexto regional con que se presenta en cualquier país la orquesta internacional de Tito Flores, como la "Fuerza Musical de Centro América" , y quizás, sin ser el espíritu de su eslogan, nos impulsa a los centroamericanos a sentirnos parte de una región del mundo, "Centroamérica", y a pensar regionalmente, más que sólo en San Vicente, su ciudad de origen y de ahí el nombre de su orquesta, o sólo en El Salvador como país.

Pensar y actuar como región es más importante de lo que muchos nacionalistas y chauvinistas creen. Hablar de Europa o la Unión Europea, por ejemplo, es lo mismo que hablar de un mundo compuesto de veinticinco países, con mentalidades, costumbres e idiomas diferentes, pero que en su concepto regional de competitividad y desarrollo están unidos. Lo mismo, cuando hablamos de la Zona Euro, Asia, Suramérica o Norteamérica.

La Unión Europea para los tratados comerciales exigió que Centroamérica se presentase como región para las negociaciones y acuerdos comerciales y a pasar de los nacionalismos, algunos falsos e interesados, con determinados productos se consiguió.

Don Napoleón Viera Altamirano, fundador de EDH, lo viene demandando desde hace muchos años y todos los días leemos en el periódico: "Hay que hacer un gran pueblo en Centroamérica". Yo memoricé esta frase desde muy joven y durante mi estancia y visitas a Alemania, a la pregunta de dónde soy, mi respuesta sigue siendo, "Mittelamerika", y después explico dónde está y los países que la conforman.

Pues Tito Flores con su eslogan, "La Fuerza Musical de Centroamérica", promociona gratis por todo el mundo a esta región.

Ojalá los industriales le dieran importancia a este eslogan que une y potencia y se presentaran mundialmente como "El potencial de desarrollo industrial de Centroamérica".

Pues el sábado pasado estuve en una macro fiesta en el parque Cañas de San Vicente, donde actuaban cuatro orquestas y la que más admiradores y gente bailando acumuló, fue la orquesta "San Vicente de Tito Flores", que por cierto, es la única frase en la que se menciona internacionalmente a mi ciudad natal.

Me alegré de ver, saludar y conversar con Tito Flores, a quien conozco desde cuando estudiamos el quinto y sexto grado en la escuela Darío González y cordialmente lo felicito por su nuevo disco, conservar su espíritu musical y con casi setenta abriles seguir dirigiendo magistralmente su orquesta y ejecutando solos con el clarinete, el saxo y el órgano que hacen mover el cuerpo hasta a los más tiesos.

Pero en San Vicente hay más músicos y buenas orquestas que llevan alegría a los salvadoreños en todo el mundo. Y en la música clásica tenemos a nuestro querido y recordado profesor don Napoleón Rodríguez, que compuso la obra "Bodas Reales", para el casamiento de la Reina Isabel de Inglaterra.

Ojalá que al ver esto el Concejo de San Vicente salga del letargo y empiece a ordenar la ciudad.

*Ingeniero. Columnista de El Diario de Hoy.