Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fomilenio II y CNSCC

Supongo que por casualidad sucedieron estos dos asuntos estratégicos para el futuro inmediato de El Salvador en la misma semana. La firma del segundo Fomilenio, con el que se pretende reanimar la economía de la costa litoral salvadoreña y por otro lado, la creación del CNSCC. Que el Fomilenio funcionará estamos bastante claros, por la experiencia del primer Fomilenio, porque es dinero fresco que viene de Estados Unidos y porque habrá una buena supervisión de que los fondos se inviertan en lo previsto y no los malgasten.

Si se fijan, se trata de una inversión de un poco más de 320 millones e independientemente de que "algo es algo" y siempre será beneficioso para los salvadoreños de esas zonas, pensemos también en el nuevo préstamo que ya nos anunciaron de 800 millones, los otros dineros que el gobierno necesita para terminar el año, que entre "pitos y flautas" sumarán unos mil millones. ¡Aquí hablamos de cientos y miles de millones como si los tuviéramos, sin cuestionar que son prestados y que alguien y algún día tiene que pagarlos! Mis mejores deseos porque arranque pronto CNSCC y que desde el principio tomen al toro por los cuernos y no decidan el primer año hacer otro diagnóstico. El mejor diagnóstico ya está son los 2,481 muertos en lo que va del año según EDH del 30 de septiembre y los 297 homicidios del mes pasado.

Evidentemente, serán más fácil y son menos complicadas las decisiones ligadas al segundo Fomilenio que las del CNSCC. Pero así como esperamos que arranquen pronto los proyectos del Fomileno, también esperamos que inicien pronto las acciones del CNSCC, sobre todo las que contribuyan a generar confianza en el mismo CNSCC. Por lo urgente del tema para los salvadoreños, ojalá que no suceda como los "consejos" del gobierno anterior con los expresidentes de la República o el Consejo Económico y Social, que no sabemos qué hicieron y si todavía existen. Supongo que ya hay muchos diagnósticos y que los integrantes del CNSCC son personalidades que por su proveniencia, tiempo en los cargos que desempeñan, sus responsabilidades y la experiencia que tienen, saben mucho sobre lo que hay que hacer por las diferentes vías, como el combate directo, la creación de oportunidades, la prevención, etc. Nadie duda de que hay medidas inmediatas, de corto, medio y largo plazo. Pero no será conveniente suponer y esperar, que las medidas inmediatas que necesitamos, se planteen como resultado futuro de las medidas de largo plazo.

Sabemos que no será fácil y que habrá que tomar decisiones, pero entre más pronto empiecen mejor. ¡Manos a la obra!

*Ingeniero. Columnista de El Diario de Hoy