Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El FMLN actual

De las cinco organizaciones originales que conformaron el FMLN histórico, tres de ellas, que a principios de los años setenta se autodenominaron la nueva izquierda, desaparecieron. Tras una serie de eventos, algunos de ellos muy oscuros, el Partido Comunista Salvadoreños, PCS, y las Fuerzas Populares de Liberación, FPL, se quedaron con el control total del aparato partidario.

Es importante señalar que las FPL, fueron fundadas por el antiguo secretario general del PCS Salvador Cayetano Carpio, quien mantenía diferencias sobre los métodos de lucha para alcanzar el poder con otro de los grandes líderes comunistas, Schafik Handal.

Hay que comprender que las diferencias entre las dos organizaciones que quedaron en control del FMLN no eran ideológicas ni políticas, sino sobre las formas de llevar adelante la lucha revolucionaria. Es de hacer notar que no pocos intelectuales que formaron parte fundamental de ambas organizaciones se apartaron de éstas, la mayoría de manera discreta.

Luego del colapso de la Unión Soviética y lo que se conoció como "El Campo Socialista de Naciones", la izquierda marxista mundial quedó en una especie de orfandad ideológica. Importantes cambios se registraron en numerosas organizaciones de la izquierda europea. Por ejemplo el Partido Comunista Italiano, quizá el más grande de Europa occidental se transformó prácticamente en una organización socialdemócrata.

Y mientras los gobiernos de China y Vietnam, abrían sus economías al capitalismo, manteniendo siempre la hegemonía política del Partido Comunista, el gobierno de Cuba se aferró a los viejos dogmas sometiendo al pueblo cubano, ya sin el subsidio soviético, a una serie de recortes en la ya racionada canasta básica y en energía eléctrica durante el llamado "Período Especial".

Sin embargo las organizaciones de izquierda latinoamericanas buscaron solución a sus problemas de subsistencia agrupados en el llamado Foro de Sao Paulo. La cuestión era cómo sobrevivir tras el colapso de lo que por décadas fue el modelo a seguir: La Unión Soviética. Y en esa búsqueda se dio lo que podíamos llamar una extraña casualidad, de esas que a veces inesperadamente depara la Historia, la vida: el hecho de que un líder carismático haya alcanzado el poder en un país petrolero precisamente en momentos en que el precio del crudo subió como nunca.

Hugo Chávez encarnó la solución para la izquierda latinoamericana. Fue un salvavidas para la ruinosa economía de Cuba. De acuerdo con diferentes fuentes Venezuela envía a Cuba un promedio de cien mil barriles de petróleo diarios. Pero no sólo eso, el gobierno de Venezuela a través del proyecto ALBA ha contribuido de manera decisiva a las victorias electorales de varios de los partidos que formaron el Foro de Sao Paulo, especialmente en Nicaragua, Bolivia, Ecuador y El Salvador.

Pero hay otros gobiernos que sin llegar a los extremos ideológicos del chavismo son aliados de Venezuela, como los gobiernos de Argentina, Brasil y varios de las islas del Caribe que se han visto beneficiadas por el proyecto revolucionario continental chavista. La ayuda venezolana que le insufló vida al FMLN actual y luego de una combinación de hechos históricos, lo llevó al poder político, puede ser también su propio veneno, al menos veneno ideológico.

La generosa ayuda venezolana, produjo una casta de millonarios en la cúpula del FMLN, cuyas inversiones abarcan prácticamente todos los rubros de la economía. Y hay que señalar que a juzgar por las inversiones individuales de líderes del FMLN según informaciones periodísticas, el dinero no es del Partido, sino de los dirigentes. Si nos atenemos a la famosa frase de Karl Marx: "El ser social, determina la conciencia social", la conciencia social de la nueva clase en el FMLN es de empresarios muy ricos.

Es probable que en el FMLN haya aún dirigentes con ideales socialistas clásicos, pero es obvio que son los menos. Prueba de lo anterior es que los nuevos socios de la dirigencia efemelenista, ya no son los sindicatos, y las comunidades campesinas. Estas son clientes electorales. Los nuevos aliados son millonarios y sus candidatos también.

El FMLN ya no es lo que fue. El PCS histórico murió con Schafik y las FPL con Carpio. Queda un partido político donde ya escasean conceptos revolucionarios, pero donde sobran sociedades anónimas.

* Columnista de El Diario de Hoy. marvingaleasp@hotmail.com