Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En el filo de la navaja

El asesinato ayer de un policía, el segundo en dos días de la primera semana laboral de 2015, que se suma a los treinta y nueve asesinatos de policías perpetrados en 2014, parecería estar disparando a su máxima expresión las alarmas en nuestra sociedad. Nunca antes en la historia de "la corporación" habían muerto tantos policías en un año calendario y, por lo que nos encontramos sufriendo, pareceríamos ir de mal en peor. Se requiere una mayor aproximación institucional, con la ley en la mano.

En la cifra total de personas que fueron asesinadas durante 2014 hubo un 57% de aumento en relación con 2013 (de 2509 a 3914). Más allá de los números, esto toma características de verdadera tragedia ya que son seres humanos quienes se encuentran perdiendo la vida en esta pavorosa vorágine de violencia que vivimos y que a las 5 de la tarde de ayer 6 de enero segó 82 vidas en lo que va de 2015. La vida, hay que enfatizarlo, es el bien supremo que debemos todos ayudar a preservar.

El gobierno, como brazo operativo del Estado, tiene la principal responsabilidad de velar por la vida y los bienes de sus conciudadanos, pero ante una capacidad que aparenta encontrarse rebasada es momento de hacer un alto en el camino como sociedad, incorporar a las fuerzas vivas de la Nación y redoblar el esfuerzo. Este es el principal problema que tenemos los salvadoreños; todo lo demás está atado al devenir del problema de la seguridad pública y se requiere voluntad política para intentar empezar a revertir la actual escalada criminal.

Propuestas, planes, ha habido y muchos. Empezando del momento actual hacia atrás, ANEP ha dicho que traerá al exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, y a su equipo para formular una propuesta a un par de meses plazo. Creo que lo mínimo que podemos hacer como nación es escucharle, ya que a diferencia de otras propuestas o planes, Giuliani y su equipo han sido contratados tanto en Guatemala como en Honduras, por lo que su propuesta formará parte del plan integral para el "Triángulo Norte" de Centro América.

Nadie, que yo sepa, tiene como punto de honor el que sea "la propuesta de Giuliani, la que se ejecute". Primero, lógicamente, habría que conocerla, interiorizarla, discutirla. Pero vaya que sería ingenuo, para utilizar un término "light", aspirar a solucionar la crisis en seguridad pública en los tres países que formamos el Triángulo Norte de Centro América, si la visión permanece siendo aldea por aldea.

Además, en la reunión de noviembre en Washington, celebrada en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) los presidentes de los tres países delinearon y se comprometieron con el documento "Alianza para la prosperidad del Triángulo Norte", evento al que asistió el vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, para manifestar su apoyo, al igual que anunció el presidente del BID, que México y Colombia manifestaban a su vez su respaldo.

Los presidentes de Guatemala, Honduras y El Salvador le pidieron al presidente Moreno, del BID, que actuara esta institución como "Secretaría Técnica" de la iniciativa. La crisis migratoria de los niños y adolescentes migrantes en los albergues fronterizos tocó la tecla más profunda del sistema linfático de la sociedad estadounidense. Por ello es que se llegó a esta reunión en Washington. Recursos para una iniciativa congruente no debería ser un escollo.

Por principio, por humanidad, por sensibilidad y hasta por inteligencia si se quiere, deberá cerrarse al menor tiempo posible la hemorragia de pérdida de vidas humanas que tenemos en la actualidad. De lograrse contener la actual escalada criminal, verdadera prueba de fuego la de encontrarnos en el filo de la navaja, se recuperará tranquilidad y eventualmente, cierta dosis de confianza.

Que 2015 sea un mejor año para cada quien en particular y, ciertamente, para nuestro país.

*Director Editorial de EL DIARIO DE HOY.