Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El faro que debemos seguir los salvadoreños es el nuestro, no el régimen de Venezuela

Es inconcebible cómo el candidato oficialista pretende engañar al pueblo salvadoreño, cuando por un lado dijo ante miles de venezolanos el 10 de enero de 2013, que "Venezuela es su faro de luz a seguir" y el 18 de febrero de este año, aseguró en una entrevista matutina, que con esas declaraciones se estaba refiriendo a la capacidad del gobierno venezolano de construir entendimientos.

Basta revisar los últimos acontecimientos y las declaraciones textuales que hizo en aquella ocasión como orador en la concentración que miles de seguidores de Hugo Chávez realizaron en las afueras del Palacio de Miraflores, día que constitucionalmente le tocaba a Chávez juramentar su nuevo mandato, para afirmar con toda propiedad que el candidato oficialista miente.

En ese discurso, pronunciado en apoyo a Hugo Chávez que se encontraba en la fase terminal de su enfermedad, Sánchez Cerén, en su papel como vicepresidente de El Salvador, expresó que "ahora Venezuela se ha convertido en ese faro de luz que en los años 60 fue la revolución cubana, socialista y victoriosa. Ahora Venezuela es la luz revolucionaria socialista que ilumina a América Latina, el Caribe y el mundo. En esa responsabilidad los acompañaremos toda Latinoamérica".

Y agregó Cerén que "Venezuela no tiene retroceso. El camino es hacia adelante; a seguir profundizando las grandes transformaciones revolucionarias que inició el presidente Hugo Chávez".

Estimados compatriotas, los últimos acontecimientos registrados en la hermana República de Venezuela, que han dejado al momento de escribir este artículo 14 muertos y decenas de heridos y capturas a líderes de la oposición, desmienten a Sánchez Cerén porque ese gran entendimiento del que habla no existe y sus declaraciones son en todo sentido, un apoyo al gobierno del presidente Nicolás Maduro, sucesor de Hugo Chávez y sus políticas de represión y sometimiento del pueblo que se resiste a la implantación del llamado Socialismo del Siglo XXI.

Si esto no es así, preguntémonos entonces ¿por qué entre los detonantes de la crisis venezolana se revela que los periódicos se están quedando sin papel?, porque el gobierno no autoriza su importación. Al menos 12 diarios han sido cerrados en una evidente censura.

No cabe duda que el ataque contra los medios de comunicación está en la agenda de un futuro gobierno del FMLN en un abierto atentado al pueblo salvadoreño en su derecho a la información y a la libertad de expresión.

En ese mismo discurso en enero de 2013, arremetió contra los medios de comunicación que a su juicio están al servicio de la derecha y se comprometió a ser parte de esa lucha contra ellos: "Vamos a ser parte de este baluarte de enfrentar las mentiras de los grandes medios de comunicación dominados por la derecha", declaró.

En su reciente entrevista matutina, volvió a criticar a los medios internacionales y locales por transmitir lo que consideró información "muy sesgada" y "menos objetiva" sobre los acontecimientos en Venezuela.

Cuando todo el mundo sabe que las marchas pacíficas que realiza el pueblo venezolano y que son reprimidas por la fuerza pública, son en demanda de paz, justicia y libertad.

Además, porque el chavismo ha expropiado varias empresas, otras como Toyota y General Motor han paralizado la producción afectando a miles y miles de trabajadores. Los venezolanos se quejan de la escasez de productos como el papel higiénico, alimentos básicos y medicinas.

Asimismo, el oficialismo ha puesto fuertes trabas para obtener divisas y para nadie es un secreto que sin dólares nadie puede importar ni producir nada en Venezuela.

A esto se suma la inseguridad y los venezolanos están agobiados por la ola delincuencial, los asesinatos y la alarmante crisis económica.

Entonces, cuando el candidato oficialista afirma que "por varias décadas, fue Cuba de la mano de Fidel Castro, quien lideró la revolución socialista y que ahora el referente es el chavismo", no puedo más que pedir a Dios, que el 9 de marzo próximo ilumine a mis compatriotas a la hora de emitir el sufragio.

*Vicepresidente Asamblea Legislativa