Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Familia, santuario de la vida

La Iglesia Católica celebra este día los "Santos inocentes, mártires", que mandó a matar el cruel y despiadado Herodes. Ellos dieron su vida y su sangre por Cristo. La Red Familia, ha organizado para hoy, la marcha denominada "FAMILIA, SANTUARIO DE LA VIDA", para defender la vida, el matrimonio y la familia. Esta marcha es un esfuerzo conjunto entre católicos, pastores protestantes, agencias de publicidad, empresa privada y medios de comunicación social. Es una excelente iniciativa que ya se ha realizado en otros países como España, México, Costa Rica, Puerto Rico, Ecuador, Panamá y en muchos otros lugares. En estas marchas han participado también, miles de agrupaciones que apoyan la defensa de los valores cristianos.

Estas fiestas navideñas son una ocasión propicia para reflexionar sobre el don de la vida que el Mesías nos ha regalado. En el mundo hay muchas personas que quieren excluir y prescindir de niños concebidos que no han nacido. Dios ha venido al mundo y ha ganado la batalla aunque muchos vivan como si Dios no existiera. Dios, hecho carne nos enseña la verdadera vida, Él vivió, sufrió, murió y resucitó para que nosotros supiéramos qué es la vida. Esta sí es una "buena noticia" que todos deberíamos publicar. Hemos sido liberados de la esclavitud de la muerte para que tengamos vida.

Leí hace poco un escrito de un gran escritor español, José María Gironella, en él cuenta que "allá por diciembre de 1936, iniciada la guerra civil española, en un momento en que temía que su vida peligrara en Gerona, decidió pasarse a Francia, y su padre lo acompañó hasta la frontera. Al pasarla, los gendarmes franceses le registraron y, en sus bolsillos, encontraron un papel que, sin que él lo advirtiera, había introducido su padre momentos antes de cruzar dicha frontera. Era una brevísima carta que decía: "No mates a nadie, hijo. Tu padre, Joaquín". ¡Qué hermosa esta carta! El padre no le dice: Cuida que no te hagan daño, que no te maten, le dice "no mates a nadie". La familia es el lugar adecuado para cultivar todos los valores que sustentarán nuestra vida.

La marcha, "Familia, santuario de la vida", pretende que unamos nuestros esfuerzos y plegarias para que los gobernantes escuchen y atiendan el clamor de los ciudadanos para defender la vida, promover el matrimonio y proteger la familia. Se pretende revertir leyes anti vida y anti familia.

Hoy en el mundo han surgido varios dragones que quieren devorar a los hijos que están por nacer despreciando lo más valioso que tenemos. El Catecismo de la Iglesia es bien claro cuando nos dice: "La vida humana es sagrada, porque desde su inicio es fruto de la acción creadora de Dios y permanece siempre en una especial relación con el Creador, su único fin. Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término, nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente". (CAT. Igl.Cat. 2258).

La familia, como dice el tema de la marcha, es el santuario de la vida, es la célula de la sociedad que ama y acoge la vida. Vale la pena apoyar esta marcha. Hay que defender todos aquellos principios que garantizan la buena marcha de una sociedad.

*Sacerdote salesiano.