Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Excelsa institución, desbordada por la población necesitada

La recesión económica mundial de 2008, que afectara tanto a nuestra Patria, resultó damnificando aún más como siempre sucede, a nuestra población de escasos recursos. En este punto es una bendición que haya organizaciones no gubernamentales (ONG), sin fines de lucro, eminentemente humanitarias, cristianas, merecedoras de todo agradecimiento, fundamentalmente por ser soporte determinante y necesario a los gobiernos, especialmente en los países tercermundistas, si a ellos se les presentan dificultades de liquidez, pues éstos son los que tienen la obligatoriedad hacia la ciudadanía y no aquéllas.

Estas ONG, que consiguen cubrir sus necesidades a favor de los desamparados, de parte de ciudadanos y/o empresas que caritativamente colaboran con ellas para su subsistencia, se vuelven absolutamente en una obra de Dios para sus hijos desposeídos.

Una de las más excelsas en el país es la Orden de Malta, institución volcada totalmente en una insigne labor caritativa.

Pero igualmente por la crisis, o por no contar con aportes fijos, ésta tiene que recurrir a eventos para cubrir sus gastos en su totalidad, con los que ustedes, al conocer los servicios que proveen con ellos a millares de pacientes (138,000 al año), que buscan salud en sus nueve clínicas, y que expondré posteriormente, se quedarán alucinados.

Generalmente todos salimos a divertirnos alguna vez, huyendo, con absoluto derecho, del estrés del día a día y podemos, en ocasiones, gastar cualquier cantidad de dinero sin escatimar, para lograrlo.

Siendo esto una necesidad para botar tensiones, ¿no sería bueno pensar en esos momentos, cómo, además de des-estresarnos divirtiéndonos, podríamos al mismo tiempo colaborar ayudando a otros mucho menos favorecidos, en sus máximas necesidades?

Me refiero a que el miércoles 22, habrá una cena de gala bailable, que ofrece la Orden de Malta en el Hotel Presidente. Allí se degustarán vinos de excelente calidad y las más exquisitas viandas gourmet del hotel, y podrán bailar al ritmo de fabulosa música para alegrar a la más abatida persona, la que será interpretada por el artista Ángel Gutiérrez y su orquesta-teclado. Por otro lado, además, gozarán de un brillante show ejecutado por excelentes alumnas de "Jazzing Estudio". Todo esto por sólo $50°°.

Pero este deleite y alegría imagínenlo ensanchado, con la satisfacción de ayudar a la vez a 138,000 pacientes desposeídos en este 2014-2015, cantidad estimada de cuidados más o menos cada año en las nueve clínicas, con lo que describo:

Año 2013:

-78,144 consultas médicas; -42,303 exámenes de laboratorio clínico; -6.496 citologías; -4,345 tratamientos odontológicos; -1,892 densitometrías óseas; -9,211 nebulizaciones; -11,869 inyecciones; -176 electrocardiogramas y la lista sigue, pero acorto por espacio, con los tratamientos más frecuentes que fueron gastrointestinales, gineco-obstetras, endocrinas, respiratorias, osteo-musculares, parasitismo-intestinal y dermatológicas. En general todas las medidas necesarias para aliviar y proporcionar sanación a todos los salvadoreños de los estratos más desposeídos.

Pero la Orden de Malta es mucho más que eso. Debido a su labor de servicio al más desprotegido, no solamente en la parte de brindarle salud pública, el año pasado, después de recibir una donación de varias motobombas aspersoras, de parte de "Protecno", apoyó en un momento muy oportuno a pequeños cafetaleros que sufrieron la crisis provocada por la roya del café. Por otro lado, al recibir donaciones de internacionales de Food for the Poor, canalizaron productos a miles de salvadoreños necesitados, mediante 146 instituciones beneficiarias del programa.

Información: Tel. 2559-0500.

* Columnista de El Diario de Hoy.