Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un ex-comunista pide perdón

Roberto Ampuero, ministro de Cultura del actual gobierno de Chile, pide perdón por su pasado comunista en un artículo publicado en el diario El Mercurio, el pasado 8 de septiembre. Auto-exilado de su país tres meses después del golpe de las Fuerzas Armadas que terminó con el gobierno de Salvador Allende y habiendo vivido primero en la Alemania comunista y después en la Cuba de Fidel Castro, pronto la dura realidad, vista y vivida en esos países, acabó con su visión irreal del comunismo. Sus palabras no tienen desperdicio:

"Hablo desde esa experiencia y autoridad moral sobre los años 70. Intento hacerlo con objetividad y altura de miras, sin odio ni resentimiento, preocupado por la polarización y división política de Chile, y azorado por la facilidad con que un sector se arroga una superioridad ética vitalicia y se yergue como el inquisidor del resto del país". Y los chilenos saben muy bien que esos que se arrogan una superioridad ética son los mismos que con su actuación fanática y golpista dentro del gobierno de Allende contribuyeron a la destrucción de la democracia chilena.

Ampuero recuerda que: "Aunque renuncié a la juventud comunista en La Habana, en 1976, decepcionado del socialismo real, en mi calidad de exmilitante de esa organización también quiero pedir perdón". Les recuerda, especialmente a los actuales chilenos de izquierda, siempre listos para señalar los excesos que cometieron los militares durante la dictadura de Pinochet, el acuerdo que hubo en la Cámara de Diputados, del 23 de agosto de 1973, acusándole al presidente Allende de "el grave quebrantamiento de la institucionalidad y la legalidad" en que había incurrido su gobierno, dato que merece análisis profundo".

"Pido perdón también a Allende por haberlo dejado solo en su hora final." (…) "Siempre me ha parecido inaudito que Allende haya muerto rodeado sólo de amigos, médicos y escoltas. Su soledad es un símbolo poderoso. Ese 11 de septiembre no hubo un dirigente político de la Unidad Popular con él".

"Como militante comunista en la adolescencia quiero pedir perdón además a mis compatriotas porque entre 1970 y 1973 desfilé por las calles convencido de que a la democracia de Chile había que arrojarla por la borda y de que los sistemas que imperaban en Bulgaria, la Unión Soviética o Cuba eran superiores y dignos de ser imitados. Pido perdón porque marché vociferando «Ho Ho Ho Chi Minh, lucharemos hasta el fin», «expropiar, expropiar es mandato popular» (…) "Todos estábamos enfermos de odio. Como tenía 18, podría alegar inocencia. No lo hago. A esa edad yo contribuí a emponzoñar el clima nacional y a ver al que pensaba diferente como reaccionario y enemigo de clase, incluyendo a excompañeros de mi conservador colegio alemán, familiares y amigos, y a los demócrata-cristianos, que llamábamos entonces democretinos. Me arrepiento de haberme dejado arrastrar por ideas antidemocráticas, de haber creído que tenía la panacea para todos los males bajo el brazo y que los que no coincidían conmigo pertenecían al basurero de la historia".

"También quiero pedir perdón a los sufridos ciudadanos de los países comunistas donde viví. Y lo pido porque --a pesar de que en el socialismo comprendí de inmediato que eso tampoco lo quería para Chile-- me siento responsable de haber integrado un exilio que no hizo declaración alguna de solidaridad hacia sus conciudadanos de los países comunistas, que sufrían sin libertad. Para los chilenos, exigíamos libertad, pero no veíamos el Muro ni las torres de vigías que impedían a los germano-orientales escapar al capitalismo. Para nosotros exigíamos el fin del exilio, pero nunca hicimos declaración alguna condenando la forma en que los estados comunistas desterraban a disidentes".

Ampuero se arrepintió de su comunismo después de vivir en la dictadura de la Alemania comunista y en la de Fidel Castro. En nuestro país todavía hay ilusos que sueñan con Cuba y sinvergüenzas que se aprovechan de esos ilusos, para proponerla como modelo para nosotros.

*Dr. en Medicina.

Columnista de El Diario de Hoy.

luchofcuervo@gmail.com