Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La Estrella de Belén

Desde hace mucho tiempo científicos, doctos en teología, artistas, religiosos y público en general han tratado de explicar y conformar una figura de qué y cómo fue la "Estrella" de Belén; dado que el porqué es un hecho que, de manera invariable, se relaciona con el nacimiento del Jesús histórico, tal como lo manifiesta el Evangelio de Mateo.

Dado que el fenómeno celestial conocido como "Estrella de Belén" haya podido ser ya sea una estrella, una nova, un cometa o una conjunción de planetas; todas estas conjeturas tienen, por un lado, fervorosos detractores como fieles seguidores.

Y siendo que los estudiosos señalan que el término usado en la Biblia es «stella» que se refería a cuerpos celestes diferentes del sol y la luna, no es difícil comprender que debido a que en ese entonces no se tenían los conocimientos para hacer una clara diferenciación de los astros celestiales nocturnos, se llegó de esta manera a una rápida aprobación del concepto conocido como Estrella.

La actual figura de la Estrella de Belén que vemos dibujada o pintada es la representación de un cuerpo celeste de cinco o más puntas con la continuación de un rastro cósmico que termina también en dos o más puntas. Esta fue la forma específica en que el artista, el arquitecto italiano y especialista en arte sacro quien revolucionó la práctica artística del Renacimiento, Giotto di Bondone (1267-1337), hizo de la representación de la Estrella de Belén, en dos de sus obras: "La Natividad" y "La Adoración de los Reyes Magos", ambas pinturas se fechan alrededor del año 1304. Muchos estudiosos del arte sostienen que Giotto pudo haberse inspirado en el cometa Halley, que fue avistado en 1301. Esto explicaría el hecho que muchos otros tomaran este "patrón de cometa" en sus obras artísticas desde el Siglo XIV hasta nuestros días.

El científico y aspirante a pastor luterano, Johannes Kepler (1571-1630) conocido por las "Leyes de Kepler" de los movimientos planetarios y por considerársele el "Padre de la Astronomía", fue más allá e intentó plasmar una hipótesis que conjugara las posturas científicas y las religiosas. Convirtiéndose así en el primer astrónomo en proponer la Teoría de la Conjunción de los Planetas Júpiter y Saturno, o bien una de Júpiter, Venus y Marte como prototipo de dicho fenómeno celestial. Esta propuesta, es la que sigue teniendo gran aceptación hoy en día para explicar el fenómeno de la "Estrella de Belén", según lo señala el doctor en astrofísica, Donald B. De Young en su libro "Astronomía y la Biblia".

Finalmente la manera en que se interpreten estos datos dependerá del contexto personal, cultural y, sobre todo, religioso de cada persona en particular; sin embargo el significado para todos aquellos que creemos, es que esa estrella resplandeció para anunciar el nacimiento de Jesús, el Dios hecho Niño y ha brillado desde entonces para dar paz a generaciones enteras de almas creyentes. Lo que refuerza así la cita de Leonardo Boff, el gran teólogo y filósofo brasileño, quien señala: "Para quien busca, siempre habrá una estrella como la de Belén, para que ilumine su camino".

* Doctor en Medicina.

aguilarjoya@yahoo.com