Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La estrategia sindical despiadada del FMLN

La coyuntura política abierta con las campañas electorales para el 2014 ha estado acompañada de múltiples paros laborales y huelgas de empleados del sector público de instituciones del área social; en protesta no sólo por salarios, sino contra las adversas condiciones laborales y de servicio a los usuarios, resultantes del incumplimiento de promesas del gobierno del FMLN, y sobre todo, de su incapacidad para gobernar.

En salud, educación y gobernación, los empleados no sólo exigen la atención de sus intereses gremiales, como el cumplimento de la Ley del escalafón, sino que sus quejas se centran en las condiciones deficientes y hasta inhumanas en que se desempeñan para brindar los servicios a la población a la cual se deben.

Estos gremios, que incluyen a los médicos, plantean entre sus demandas el corregir la fracasada reforma de salud, la falta de equipos y utensilios para su trabajo y la escasez de medicamentos, resultado de una pésima administración.

El Presidente, como Poncio Pilatos, se "lavó las manos" en el ajuste presupuestario requerido para cumplir esta Ley de escalafón, enviando a los dirigentes sindicalistas a la Asamblea Legislativa. Los dirigentes aceptan sin reparos. Arremete además, ordenando a su ministra proceder judicialmente contra los sindicalistas por los paros que causan tremendo agravio a los usuarios. Abandona el diálogo y los dirigentes sindicales lo aceptan. ¿Y sus bases?

Los maestros, si bien lograron algunas demandas salariales, están conscientes que los cambios del sistema educativo impulsados por el primer gobierno del FMLN si bien han regalado a las familias subsidio en alimentación, útiles, uniformes y zapatos escolares, las condiciones pedagógicas de su trabajo deja mucho qué desear. Los resultados del aprendizaje de estas generaciones de jóvenes cargan con un lastre de deficiencias académicas difíciles de superar, cuando estos muchachos enfrenten la vida laboral o cuando pretendan acceder al sistema de enseñanza técnica o superior. Los profesores lo saben y como mentores deberían resentirlo. Hasta la Universidad está sin presupuesto para terminar el año.

Este gobierno propició y estimuló la organización sindical, a la vez incorporó militantes del FMLN en los ministerios sin meritocracia, privilegiando la lealtad partidaria para controlar las instituciones públicas. Los activistas del FMLN han infiltrado la gestión sindical. Complacientes, ante la incapacidad gubernamental. Los empleados públicos saben esto.

Los paros y huelgas que proliferan son de instituciones del gobierno. Que protestan contra el gobierno. Cuando el FMLN ha desarrollado por años una estrategia de influencia de estos movimientos. Y hoy, teniendo el control del gobierno aparenta una contradicción, muy despiadada, en cuanto sacrifica a los empleados públicos y los usuarios del servicio público.

El Presidente juega bien su rol de intransigencia con estas organizaciones, guiadas por dirigentes del FMLN. Siempre los vimos en sus marchas callejeras, quemando incluso banderas de Estados Unidos. ¿Recuerdan?

Cualquiera duda si la protesta sindical no es una estrategia del mismo gobierno. Recreando situaciones insostenibles, negándose a negociar, caldeando los ánimos, infiltrando organizaciones legítimas de trabajadores, gremiales y sindicales, copadas en sus dirigencias por activistas encubiertos del FMLN.

La izquierda lleva con engaños a los trabajadores a la experiencia de la protesta.

¿Cómo es que proliferan protestas contra un gobierno que resultó ser incapaz para administrar y es intransigente, siendo éste el primer gobierno de izquierda? Un gobierno que en cinco años ha puesto el país a la deriva, ha encarecido el costo de vida de los trabajadores y ha provocado un desempleo como nunca.

La estrategia despiadada del FMLN es reforzar la organización laboral, movilizar a estos trabajadores ante una inminente derrota electoral en 2014. Para cuando vuela a ser, lo que sabe hacer: La oposición intransigente de siempre.

* Colaborador de El Diario de Hoy.

resmahan@hotmail.com