Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Entendimientos y consensos. Ya lo hemos hecho

El país necesita entendimientos y visión compartida de nación, aceptando  la pluralidad y diversidad del pensamiento, lo que es vital para la democracia

Podemos coincidir y afirmar que existe un consenso generalizado en el país de los llamados a buscar la unidad, los que se escuchan  desde el Vaticano, con mensaje vehemente del propio Papa y llamados reiterativos de la población, la sociedad civil y la comunidad internacional, como la herramienta más útil que puede ayudar a sacar de la crisis económica y de violencia a El Salvador.

El país necesita entendimientos y visión compartida de nación, aceptando  la pluralidad y diversidad del pensamiento, lo que es vital para la democracia. Pero mientras la clase política habla de “unidad”, sus discursos polarizantes profundizan el distanciamiento.

Se dice haber establecido mesas de trabajo, grupos y consejos, pero que en toda instancia ha sido  difícil llegar a soluciones; ejemplo, los productos del denominado Consejo Económico y Social, el cual se conformó con 60 miembros propietarios y 60 suplentes, un número que dificulta arribar a acuerdos y la toma de decisiones. El tiempo de su mandato se prolongó y sus decisiones no han sido vinculantes.

Un buen ejemplo de búsqueda de consensos nacionales lo observamos cuando inició la crisis financiera internacional, donde bancos, aseguradoras y casas de bolsas quebraron al mundo entero en el año 2008. En ese entonces, los salvadoreños tuvimos la iniciativa de reunir a un grupo de 28 ciudadanos de distintas ocupaciones, afiliaciones y sectores de la sociedad para que conformasen la “Comisión Multidisciplinaria para el Estudio, Análisis y Recomendaciones para Paliar los Efectos Adversos Generados por la Situación Económica”. Esa Comisión se hizo cargo del desafío de estudiar desde distintos ángulos el entorno económico nacional en el marco de la situación mundial y recomendar políticas públicas que contemplasen medidas concretas y soluciones creativas para proteger a la población salvadoreña del impacto de esa crisis.

La Comisión, con el consenso de todos sus integrantes, acordó que realizaría su labor en un plazo no mayor de tres meses a partir de la fecha de su juramentación. Durante ese período se reunieron semana tras semana, para conocer los avances de los distintos grupos de trabajo, formular los diagnósticos sobre el contexto mundial y su impacto con la dinámica económica nacional, e ir así, construyendo las recomendaciones que se plasmaron en un  documento, las que fueron organizadas en cuatro líneas estratégicas que reflejaban los cuatros grupos de trabajo que se conformaron: Protección a la población más vulnerable, Agricultura y alimentos, Protección al presupuesto familiar y la Economía. 

La Comisión buscó formular medidas  concretas; y lo más importante, concebidas para tener impacto positivo en la vida y la economía de las familias salvadoreñas.
 
Cabe destacar que todas las recomendaciones presentadas fueron aprobadas en sesión plenaria, por unanimidad de los Comisionados.

La preparación del informe final y las recomendaciones fueron frutos de consultas con varios sectores de la sociedad, ya sea individualmente, a través de los diferentes miembros de la Comisión o de sus grupos de trabajo; por lo que su contenido retornó al pleno de la Comisión con recomendaciones y propuestas que recogían los aportes de una amplia gama de actores.

Es de recordar que el FMLN, siendo en ese entonces oposición, presentó a la discusión su propuesta de “Lineamientos de política para enfrentar la crisis alimentaria en El Salvador”. Propuesta que fue analizada y considerada por los grupos de trabajo de la Comisión y en gran medida sus aportes fueron integrados con las recomendaciones formuladas por la Comisión.

Este mecanismo de trabajo puede ser un buen ejemplo para que el gobierno y los distintos sectores de la sociedad se unan y enfrenten la creciente inseguridad y violencia, e incluyan otros temas que agobian, como la sequía.

* Colaborador de El Diario de Hoy.
resmahan@hotmail.com