Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Encachimbados

Cabizbajo está Eric pues en el ITCA le tronaron todas las materias. Desde que se graduó de la escuela del Sunzal el año pasado, viajaba a Santa Tecla en busca de un futuro mejor. Digo viajaba, pues su papá Alfredo ha decidido no seguir haciendo el sacrificio. "En vez de regalarle zapatos, mejor hubieran mandado mejores profesores", comenta encachimbado.

Encachimbado también está "Clorín Colorado". Así le digo al canoso ahuachapaneco que desde hace 36 años mantiene nítida la piscina del Poli. "Es que el gobierno me quiere obligar a pagar más caro el transporte con tarjeta, y lo "pior" que en los mismos buses destartalados".

Bien prieto tiene el pellejo Lisandro, y le jode la rabadilla, pues no está acostumbrado a estar parado bajo el macho 12 horas diarias, 6 días por semana. A pesar de que habla inglés, porque estuvo en Virginia (ganando 10 veces más) siete años antes de que lo deportaran, tuvo que aceptar la plaza de "wachiman", pues el gobierno del cambio le quedó mal con la fábrica de empleos.

Berta es una coyota que a pura comisión logró sacar un carrito pero, al recibir el último estado de cuenta de su tarjeta, ha decidido venderlo. "Si hay más cargos de la Texaco que del Selectos. ¿En que mente cabe cerrar 4 arterias vitales a la vez?" Desde que pasa zampada en tráfico día y noche, anda siempre encachimbada, y hasta con ganas de mandar al carajo a su marido "que tiene 3 años de estar huevoneando".

Culillo se puso la niña Josefina el domingo que el Chaparrastique escupió:

"Dios me libre y Dios me guarde, si tiembla de verdá, nos termina de llevar candanga".

Llorando, sin celular y sin la quincena, llego a su casa la Elba. Ya van 3 veces que la desmantelan en el bus. Y no sólo en el bus, pues el otro día en la puerta de su casa le sacó un cuchillo un cipote tatuado y se llevó la tele y la compu. "Primero sacaron a la guardia a patrullar; después se acostaron con las maras. Si no dan pie con bola".

"Es por demás", comenta Carmela. "Este es el quinto día que pierdo en el Seguro, y volví a salir sin la medicina".

Rey, un taxista de Acacia, me enseña la foto de Sánchez Cerén con los meros meros de las FARC. "Yo no quiero a este "maitro" de Presidente", afirma encachimbado. "Tiene las manos ensangrentadas, y hasta la bandera gringa ha quemado".

"Who are you gonna vote for?", me pregunta Lisandro. Al igual que Eric, Alfredo, Clorín Colorado, Berta, Josefina, Elba, Carmela, Rey y la mayoría de salvadoreños amantes de la libertad, el trabajo, la honestidad y el progreso, yo tampoco votaré por la "joyita de Cerén".

¿Cómo vamos a votar por el FMLN si nos quiere quitar la libertad y convertirnos en satélite venezolano, adonde reinaría la inflación, el desabastecimiento, nada de inversión, la creciente pobreza, y aún más desempleo, deuda, clientelismo, corrupción e incompetencia?

Después de 5 años de estar "más cagados que un palo de gallina", lo que necesitamos es un giro de timón en busca de un país con fuentes de trabajo, y no un régimen comunista que aplaste nuestra iniciativa y nos obligue a agachar la cabeza o nos quedamos sin ración.

Un país en el que volvamos a confiar en nuestro prójimo, circulemos sin sentir al mañoso en la nuca, y nos comuniquemos sin sentir los oídos del gobierno.

Con suficientes camas y medicinas en los hospitales y maestros calificados en las escuelas.

Sin vergüenza por la danza de millones mal habidos, y por la prepotencia y opulencia de la cúpula.

Un país en el que podamos decir y comprar lo que nos ronque la gana.

¡Salvadoreños encachimbados!: Todos a defender nuestra libertad en las eliminatorias del 2 de febrero y (culpa de Tony Saca) en la gran final del 9 de marzo.

¡Bendita sea la democracia!

*Colaborador de El Diario de Hoy

calinalfaro@gmail.com