Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un ejemplo para no seguirlo

Sufro una severa indigestión política. Los medios están inundados con programas terriblemente aburridos, que ofenden la inteligencia. Hay "analistas" y "entrevistadores" a quienes sólo les falta cantar el "jingle" de su candidato. ¡Ni mencionar los anuncios, tan burda y ridículamente falsos! Por eso, quise dejar esta columna ajena a lo político. Pero, ¡fue imposible!

No pude, principalmente porque el Presidente Funes inspira crítica y repudio con sus actitudes dictatoriales. (Afortunadamente, sólo le quedan 232 días, disfrutando su imperial estilo de vida como Presidente.) Ejemplos: Tenemos graves problemas nacionales, como la inhumana y condenable huelga del sistema de salud. Pero igualmente condenable es la actitud del Presidente.

Porque el escalafón que reclaman, es ley de la república y debe cumplirse. Podrá revisarse y corregirse a futuro, pero cuando el Presidente asumió su cargo, ya era una obligación que él debía conocer y prepararse para cumplirla o negociarla.

Pero, ¿qué nos extraña? Ha incumplido el poner en funcionamiento el Puerto de Cutuco, no ha construido los tramos de la carretera que correspondían al gobierno, para completar las obras del primer FOMILENIO, está prometiendo uniformar a todos los escolares en enero de 2014, cuando aún no paga a los proveedores los de 2013, etc., etc. Y mientras, irresponsablemente va adquiriendo otros compromisos irrealizables, que dejará como un lastre para las próximas administraciones y para la ciudadanía en general.

El candidato Funes hizo promesas ilusas a maestros, médicos y cuanto sujeto le pasó por la mente. Pero, ¿dónde están la fábrica de empleos y las casas para todos, que ya con unas cuantas quebraron a FONAVIPO?

Además, el Presidente Funes sigue comportándose como candidato (aunque ahora, no disimula su mal genio), no solamente haciendo propaganda inversa, atacando a cuanto prójimo ose criticarlo o pensar diferente (incluyendo al Arzobispo), sino que se afana en comprometer al país, que él ha dejado sin recursos, en empresas totalmente imposibles. Por eso las manifestaciones, cada vez más violentas: porque no cumplió lo que, imprudentemente, prometió.

¿Recuerdan cuando, llorando en El Mozote, ofreció compensaciones económicas a todos los pobladores? ¿De dónde sacará los fondos, cuando ni siquiera puede pagar a los médicos ni comprar las medicinas necesarias? ¿O cuando reunió a los veteranos de guerra a quienes, igualmente, prometió los diezmos de Olancho? (A propósito: ayuda debería darse sólo a los veteranos del ejército, no a quienes destruyeron nuestro país).

Ahora nos ponen de cabeza, construyendo un pedazo del SITRAMSS y semi arreglando las calles de mayor circulación, para "mostrar obra" antes de las elecciones. ¿Por qué esos inventos -- que dejarán a medias y mal hechos- - cuando no hay dinero ni para lo esencial?

Criticar al Presidente Funes no es negativo; al contrario, tiene una finalidad positiva: que ¡POR FAVOR! los Dres. Quijano y Portillo Cuadra (quienes, según las encuestas, gobernarán de 2014 a 2019) tomen ejemplo y hagan y se comporten, exactamente, en sentido contrario: sean prudentes, huyan del populismo, prepárense a cumplir las obligaciones del Estado --y las suyas propias-- a cabalidad; eviten la actitud soberbia, la ofensa y desprecio hacia los demás; sean genuinos, transmitan el orgullo de bien de haberse levantado y salido adelante por méritos propios, y, de verdad, trabajen para El Salvador. Nuestro país y nosotros, los salvadoreños, urgimos de gobernantes verdaderamente patriotas, honestos, capaces.

¡Que el Divino Salvador nos los conceda!

*Columnista de El Diario de Hoy.