Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Economía e incertidumbre política

El Salvador vive un proceso democratizador que se inició con los Acuerdos de Chapultepec, que pusieron fin a la guerra de 12 años.

Actualmente estamos ante un próximo e importante evento electoral, con el fin de elegir al Presidente de la Republica para el período 2014-2019. La madurez con que las fuerzas políticas enfrenten este proceso electoral permitirá la profundización de nuestra incipiente democracia, en caso contrario estaríamos retrocediendo y, en consecuencia, se vería afectada severamente nuestra economía.

El desempleo está golpeando a nuestro país, por lo que debemos tener cuidado al manejar nuestra política, para no afectar más a nuestra debilitada economía y trabajar en conjunto, todos los sectores, para resolver de manera responsable, patriótica y eficaz, los diversos problemas, sociales, políticos y económicos que el país padece.

En El Salvador se urgen nuevos proyectos que estimulen la producción industrial, el comercio, los servicios, el turismo y la agricultura, todos rubros importantes. Es indudable que la inversión es un componente sustancial dentro de un plan de gobierno, debiéndosele dar un seguimiento apropiado, un trato especial y así combatir eficazmente el desempleo.

Los motores electorales se están calentando, se conocen al menos tres candidatos a la Presidencia de la Republica, por el FMLN el vice Presidente de la República profesor Salvador Sánchez Cerén, líder histórico que goza del apoyo total de su partido; por ARENA el Alcalde de la ciudad de San Salvador Dr. Norman Quijano, quien ha ganado dos veces consecutivas las elecciones municipales de la capital y además tiene un gran apoyo de su partido, y tercero, el ex Presidente de la Republica Tony Saca, quien ha declarado que participará representando a una coalición de partidos y varios sectores de la sociedad civil, después de haber logrado mantener su popularidad ante los electores después de cinco años fuera del panorama político.

Históricamente en El Salvador la disputa por la presidencia ha sido entre dos partidos mayoritarios, ahora es una primicia que la contienda sea entre tres candidatos fuertes, con mucha posibilidad de ganar cualquiera de ellos.

Públicamente se debate si la candidatura del ex Presidente Saca es posible a la luz de la Constitución de la Republica, la que en su artículo 152, número 1º, literalmente dice: " No podrán ser candidatos a la Presidencia de la República: 1º El que haya desempeñado la Presidencia de la República por más de seis meses, consecutivos o no, durante el período inmediato anterior, o dentro de los últimos seis meses anteriores al inicio del período presidencial".

La disposición antes transcrita tiene una confusa redacción, permitiendo interpretaciones diferentes, respecto a lo que debemos entender por "período inmediato anterior", que unos lo interpretan como el período anterior al del Presidente Funes y otros al período que se iniciará en junio del 2014.

El articulo 153Cn establece que lo dispuesto en los dos artículos anteriores (151-152) es aplicable al vice Presidente de la República y a los designados a la presidencia, no mencionando al Presidente; según algunos, dichos artículos anteriores se refieren expresamente al Presidente, en consecuencia el articulo 153Cn lo que hace es incluir al vice Presidente y a los designados. Mientras que otros opinan que el articulo 153Cn limita la aplicación de los artículos 151-152 al vice Presidente y a los designados, excluyendo al Presidente.

La decisión sobre este punto controversial corresponde al Tribunal Supremo Electoral, lo que este resuelva, sea inscribiendo al candidato o denegando su inscripción, es recurrible ante la Sala de lo Constitucional de la Honorable Corte Suprema de Justicia.

Sin ser abogado, he leído la Constitución y me parece que su redacción es confusa en los dos puntos que señalo en este artículo y da lugar a la doble interpretación.

Espero que este proceso electoral no genere inestabilidad política, la cual se traduciría en inestabilidad económica, que podría afectar aún más nuestro desarrollo socio económico y nuestra inserción en un mundo globalizado.

*Analista económico.