Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Don Mario y el huracán

Acá es la naturaleza la que desafia a los participantes, mientras que en muchos de nuestros países, el desafío sigue siendo el autoritarismo que ve en la labor periodística un adversario a vencer.

Abundante lluvia hubo al aterrizar en esta sureña ciudad de Charleston, Carolina del Sur, para la realización de la Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Vaya, pensé, al enterarme sobre la posibilidad que impactara a “las Carolinas” el huracán Orlando: Acá es la naturaleza la que desafia a los participantes, mientras que en muchos de nuestros países, el desafío sigue siendo el autoritarismo que ve en la labor periodística un adversario a vencer. Coarta la libertad de expresión, cerrando o ahogando medios de comunicación como con el uso y distribución de frecuencias, pautar o no publicidad gubernamental con base en la línea editorial de cada medio, legislar para evitar una prensa crítica.

La cereza del pastel de lo que va de esta lluviosa reunión ha sido el foro “Democracia y libre expresión”, en el cual entrevistó Andrés Oppenheimer a Mario Vargas Llosa, quien a sus 79 años trabaja todos los días esté donde esté, ya que concibe su vocación literaria en contacto con la realidad y no encerrado en un mundo irreal; añadió sentir pasión por el trabajo, y que quiere mantenerse así, vivo, hasta el final. Esto, a una pregunta de Andrés, qué hace un Premio Nobel visitando países donde sus gobernantes no lo quieren por sus opiniones políticas, como le sucedió últimamente en Venezuela y en la Argentina.

Acá algunos de los otros temas que respondió:

- Libertad de prensa: no había bajo las dictaduras militares, cerraban medios, exiliaban, mataban. Esa América Latina fue peor, hay ahora más canales de comunicación (en referencia a la web) que en el pasado, o lo que es más difícil para gobiernos antidemocráticos y corruptos restringir la libertad de prensa. Aunque existan nuevas amenazas como el narcotráfico, que van más allá de los gobiernos y adversan ser escrutinados.

- Denuncia a países del Cono Sur: ante recientes denuncias de Ecuador, Venezuela y Argentina de que están siendo amenazado por grupos empresariales que buscan darles golpes de Estado, el Premio Nobel responde que no es así, que lo que quieren es restringir la libertad de prensa. Viejos argumentos, sostuvo, desgastados y que además no son ciertos.

- Donald Trump: piensa que no tiene posibilidad de ganar la nominación republicana pero que ve triste que un sector de la sociedad estadounidense se entusiasme con él, a pesar de las estupideces que dice. Piensa que hay sectores en el Partido Republicano que se dan cuenta que se les percibe muy a la derecha con lo que cree que están centrándose un poco más para ganar la próxima elección.

- Visita Papa Francisco: fue una concesión en Cuba lo de los disidentes, fue operación política de largo alcance para fortalecer la Iglesia a futuro. Su visita a los EE. UU. la calificó de un éxito. Piensa que bajo el Pontífice ha habido mucho discurso pero poco movimiento en las estructuras vaticanas. Y la pregunta que surge es si ¿habrá allí algún cambio? A una pregunta de Andrés sobre las posiciones económicas del Papa, Vargas Llosa dijo que el capitalismo es inseparable de la libertad y de la democracia. Que lo que dice el Pontífice sobre la economía es la posición tradicional de la Iglesia y que es esta la que está equivocada, no el Pontífice.

- Argentina: Maccri (candidato opositor) representa una alternativa real, fuera de la tragedia que sufre la Argentina: el peronismo. Es una plaga para todos los gustos y recordó cuando ese país era una economía de primer mundo y veinte países de Europa eran del tercero. Dijo que en la década de los 50 y de los 60 sus amigos buscaban ir a estudiar a Buenos Aires no a EE. UU. y a Europa. A la pregunta de Oppenheimer sobre la posibilidad de gobernar que tendría en caso de ganar la elección, don Mario respondió que podría porque el peronismo es varias cosas a la vez. Entre ellas un sistema de poder basado en la conveniencia, admitió que puede haber “perseverancia en el error”, mal que padecemos los latinoamericanos. 

- Venezuela: cinismo sublevante de un gobierno que grita que no admite elecciones libres porque las va a perder, le tiene miedo hasta a la supervisión de la OEA. De la oposición venezolana dijo que es encomiable, pero muy lamentable que América Latina no se movilice en contra de una dictadura creciente como Venezuela, y que sean solo expresidentes los que se estén pronunciando.

- ¿Década populista llegando a su fin? El populismo no termina nunca, pero puede ir disminuyendo y con ello genera progreso. El Premio Nobel piensa que la corrupción es la mayor amenaza a la democracia, y puso de ejemplo a Brasil, que con un gobierno que se presentaba al mundo como muy destacado, da vértigo ver lo que ha pasado en Petrobras.

A otra pregunta muy personal de Oppenheimer. el laureado escritor y pensador dijo que vivió la civilización del espectáculo (asunto Isabel), el periodismo amarillo, la chismografía. Dijo que no tiene una cuenta de Twitter y ni le interesa tenerla, pero que el New York Times publicó fotos de una cuenta a su nombre e hizo otras revelaciones infundadas.

Llegó como se marchó, viernes por la noche, trabajó cuatro horas ayer por la mañana viendo la copiosa lluvia desde la ventana de su habitación. Partió luego de su presentación, rumbo a Nueva York.

Aquí afortunadamente el huracán Orlando se aleja de la costa este de los EE. UU., esperándose un mejor tiempo la próxima semana. Ojalá pase así con la salud de la democracia y la libertad de prensa en nuestro hemisferio, que después de la tempestad llegue la calma.