Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Don Bosco, un educador nato de la juventud

El 22 de junio se celebrará el Día de los Eeducadores. Es justo que se les dedique un día para manifestarles en forma especial, nuestra gratitud y respeto, por su dedicación a la noble y bella, pero, sacrificada misión de educar. En nuestro medio han existido y existen excelentes educadores. Gracias a sus esfuerzos las nuevas generaciones se siguen formando con la esperanza de poder servir mejor a la Patria. Nuestra admiración y respeto para todos aquellos, que desde sus diferentes funciones, están al servicio de la formación integral de los estudiantes. Ellos también son educadores.

Han existido educadores cuya memoria sigue presente en el corazón de los educandos. Uno de ellos es Don Bosco conocido como el gran amigo, padre y maestro de la juventud. Estando en medio de los jóvenes, ya sea en el aula o en el patio logró hacer de ellos buenos cristianos y honrados ciudadanos capaces de servir con lealtad a Dios y a la Patria. Don Bosco no fue un teórico de la educación, él vivió y puso en práctica un método educativo basado en la razón, la religión y la amabilidad que interactúan siempre excluyendo toda humillación y castigo. El contacto directo con ellos en todos los ambientes fue para él el mejor triunfo pedagógico.

El actual sucesor de Don Bosco, Padre Pascual Chávez, nos dice que en el Sistema Pedagógico de Don Bosco, entendemos por "razón" el subrayar los valores del humanismo cristiano, como la búsqueda de sentido, el trabajo, el estudio, la amistad, la alegría, la piedad, la libertad no exenta de responsabilidad, la armonía entre sabiduría humana y sabiduría cristiana. La "religión" significa cultivar el deseo de Dios, favorecer el encuentro con Cristo Señor ya que ofrece un sentido pleno de la vida y una respuesta a la sed de felicidad. El "amor" expresa la necesidad de que, para mantener una relación educativa eficaz,no solo se quiera a los jóvenes sino que ellos sientan que se les quiere; es un estilo especial de relaciones y es un querer que despierta las energías del corazón juvenil y las hace madurar hasta la entrega,

La razón, la religión y el amor, nos dice el sucesor de Don Bosco "son hoy, más que ayer, elementos indispensables para la acción educativa y fermentos preciosos para dar vida a una sociedad más humana, en respuesta a las expectativas de las nuevas generaciones". A Don Bosco se le considera como un enviado de Dios a los jóvenes. Sembró a manos llenas la felicidad porque hizo de ella el undécimo mandamiento presentándola como una felicidad verdadera que nace del corazón y se deja guiar por Dios. Decía a sus jóvenes: "Si queréis que vuestra vida sea alegre y tranquila, debéis estar en gracia de Dios, porque el corazón del joven que está en pecado es como el mar en continua agitación".

Educar integralmente exige dedicación, sacrificio y entrega pero trae grandes satisfacciones. El método de Don Bosco persigue que la espiritualidad entre en el corazón de los jóvenes para que en sus familias, en las aulas y en los patios sea el valor supremo que inspire su modo de ser y actuar. Esto implica de parte del educador generosidad, y sobre todo una perspectiva cristiana para que por medio de ellos llegue a los educandos una buena formación.

*Sacerdote salesiano.