Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Doctores en jazz y elecciones

Asistí al concierto de jazz en el museo David J. Guzmán este lunes y recordé momentos maravillosos de hace unos diez años, cuando para entender mejor y sentir el jazz y sus diferentes versiones y músicos de ese momento, aprovechando un congreso sobre Gestión de Calidad, alargamos la visita cuatro días en Nueva Orleáns y conocimos todos los locales de jazz de la Burbon Street, incluido el Preservation Hall, donde tocan los más famosos ases del jazz de todos los tiempos.

Pues en el museo debutó el cuarteto alemán "Doppelmoppel", cuatro músicos que por su compostura y talante, seguramente alrededor y sobre los cincuenta, demostraron una gran habilidad y experiencia cada uno en sus instrumentos. Tardé un poco en encontrar la onda de su música libre y de improvisación continua, pero poco a poco se va entrando en la variedad de la improvisación instrumental y el tiempo de sus intervenciones. ¡Excelente!

Muy bueno sería, que así como instituciones alemanas en conjunto con organismos salvadoreños organizan giras para que los excelentes músicos alemanes den a conocer su versión del jazz en países lejanos y nos concienticemos más sobre la calidad de la música alemana, también los músicos salvadoreños recibieran apoyo de entidades privadas para sus presentaciones en otros países, y demostrando sus habilidades, descontaminen la imagen que tiene El Salvador en el mundo, como uno de los países más violentos y aleja la inversión y el turismo. ¡Ojalá!

Y con relación a las elecciones, después de tanta noticia sobre lo complicado y confuso que se siente el ambiente electoral y los riesgos de por equivocaciones, que convenientemente se anulen los votos, mejor será ejercerlo esta vez por la bandera del partido que conviene. Que para El Salvador, será el que más garantía nos ofrece, de continuar con gobiernos democráticos, en donde pueda haber alternancia y no entremos en una vía sin retorno. Por esta razón, es que en los pocos minutos que votamos en secreto, decidimos sobre el futuro inmediato, a corto, medio y largo plazo del país, y además, sobre la filosofía de gobierno abierta a la competitividad, o bien, a la economía planificada en que paulatinamente desaparece el interés y la empresa privada. Cuando el sistema sea más claro, más inteligible y más transparente convendrá el voto cruzado; esta vez, por seguridad es mejor votar por la bandera. Vaya a votar: ni se desentienda, ni desperdicie su voto.

*Ingeniero.

Columnista de El Diario de Hoy.

www.centrodecalidadyproductividad