Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Disparates y contradicciones

En los primeros 100 días de la nueva administración, estamos esperando qué promesas de campaña se van a cumplir y el modelo de gobierno que el FMLN va a seguir. Con agrado se ha recibido la actitud conciliadora del profesor Sánchez Cerén, quien en su discurso de toma de posesión despertó optimismo y esperanza.

Sin embargo, muy pocos días después, vemos una transformación tipo Dr. Jekyll and Mr. Hyde, en Bolivia, en la cumbre G7+China, rodeado del equipo bolivariano, dando su total apoyo a la desintegración de la ONU, en un exaltado discurso antiimperialista, que parecía romper el romance iniciado aquí con funcionarios de USA, prometiendo cumplir los requisitos para lograr el tan ansiado FOMILENIO II.

Pero cambiar de colores según la ocasión, no es la posición del secretario general del FMLN, Medardo González, que ha dejado bien clara su incapacidad de modificar su pensamiento de izquierda radical y obsoleta, y esperar que es posible un entendimiento para beneficio del país, es una fantasía. De igual manera, el secretario Técnico Roberto Lorenzana, ha descartado la necesidad de un compromiso con el FMI (préstamo precautorio), decantándose por una opinión favorable, en que "nosotros definamos las reglas del juego".

En ciertos funcionarios persiste la actitud de adversarios gobierno/empresa privada, como la adoptada por el ministro Cáceres, que para que nos traguemos su paquetazo de impuestos aconseja a la población "no creer las mentiras de ANEP y ARENA, de que los nuevos impuestos van a afectar a todos". Asegura que la carga tributaria está diseñada para que los ricos paguen más, a lo que el poder económico dominante se resiste. Desmiente las publicaciones de la banca, de la bolsa de valores y de otras instituciones demostrando el efecto cascada que causarán los impuestos, en que la clase trabajadora y las pequeñas empresas se verán seriamente afectadas.

Y como la situación económica es apremiante, el presidente llama a la austeridad, pero lamenta no poder exigirla ni a la CSJ ni a la Asamblea Legislativa, en un momento en que se esperaría una firme demostración de liderazgo. Son indignantes los argumentos de los dos poderes del Estado más derrochadores, justificando que todo lo que han gastado, estaba en el presupuesto. La población no olvida que los presupuestos se han presentado desbalanceados, y que el mismo titular de Hacienda reconoció no haber incluido las devoluciones de renta, entre otras cosas.

Protagonismo especial ha cobrado la diputada tránsfuga Claudia Ramírez, que mientras estuvo en ARENA jamás dejó oír el tono de su voz, pero sus hoy frecuentes declaraciones pasarán a la historia. Para justificar su incorporación al nuevo partido DS, asegura que "Allí mandamos todos: No seremos propiedad de una cúpula". Aseveración que de ser interpretada literalmente, provocaría un espantoso caos de autoridad.

Ha comenzado la desbandada de los cinco tránsfugas que formaron Unidos por El Salvador ante el temor de quedarse sin el suculento plato y sin la cena legislativos en 2015. Uno se fue al PCN, otro a GANA y dos al DS. Pero con increíble cinismo, pretenden que aunque se hayan afiliado a otro partido, continúan siendo fracción y por supuesto con derecho a disfrutar de $1.1 millón asignados para sus gastos. Causa temor que importantes leyes de las que depende el futuro del país, están en manos de semejantes legisladores.

El pueblo confía que estas contradicciones sean producto de la inexperiencia que el ala dura del Frente tiene para gobernar, y que el diálogo y la conciliación anunciados sean una realidad y no un engaño.

*Columnista de El Diario de Hoy.