Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Diputado Wright

En relación al aborto, los creyentes en Cristo, indistintamente de la religión, reconocemos y defendemos el derecho a la vida desde su concepción

Habiendo leído detenidamente sus recientes declaraciones brindadas a un periódico digital, he contrastado las mismas, con aquella entrevista que diera usted a TCS cuando aun era candidato. Aclaro que en aquel momento, sus respuestas me parecieron igual que hoy al revisarlas, escuetas y ambiguas, impropias de alguien que dice buscar la renovación de la clase política, caracterizada por no hablar claro.

En dicha entrevista brindada a TCS, usted se declaro católico, religión que personalmente practico, cuyo único libro sagrado es La Santa Biblia. El primer libro de la Biblia es el Génesis, si usted se toma el tiempo de leerla, encontrara en Génesis 2;24 el siguiente mandato divino; “Por tanto, dejará el hombre a su padre y madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” Como podrá ver, desde un punto de vista bíblico, se describe desde su inicio y muy claramente la unión entre un hombre y una mujer, no entre dos mujeres o dos hombres. Por ende, su apoyo al matrimonio igualitario, contradice su condición de cristiano católico, como se auto-describió en aquel momento.
 
Ahora bien, desde un punto de vista legal, argumentan algunos que el matrimonio civil es un contrato entre privados, el cual debe regirse únicamente por la voluntad de las partes. A ustedes que así creen les pregunto; ¿Se deberían poder casar familiares en primer grado de consanguinidad si ambos están de acuerdo? ¿Aprueban un mismo contrato matrimonial entre tres mujeres y un hombre o viceversa? ¿Una misma persona debería poder firmar varios contratos si las partes aprueban? Usando su lógica si todos los involucrados están de acuerdo, estos escenarios deberían ser válidos, ¿Correcto? 

En relación al aborto, los creyentes en Cristo, indistintamente de la religión, reconocemos y defendemos el derecho a la vida desde su concepción. De igual manera aceptamos el derecho a la legítima defensa, que es también reconocido en nuestras leyes vigentes y por ende en nuestra constitución. Por tal motivo, a menos que se este siendo atacado, estamos inhabilitados de ejercer fuerza letal en terceros. Le pregunto diputado Wright, ¿Cree usted que un bebé no nacido es capaz de atacar a su madre de forma consciente y premeditada? ¿Considera aceptable el uso de fuerza letal como “solución” a un embarazo no deseado? 

Mi cuestionamiento hacia usted, obedece estrictamente a su supuesta condición de creyente, la cual implica reconocer y profesar una serie de mandatos, valores y creencias. Sino comparte los principios bíblicos de la religión que dice profesar, le recomiendo evaluar, si cambia de principios o cambia de fe.
 


*Colaborador de El Diario de Hoy.
@JPELSALVADOR