Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Si Dios es eterno ¿cómo puede ser María “Madre de Dios”?

Que María es Madre de Dios es parte de la fe de todos los cristianos ortodoxos (de doctrina recta) pues en el año 431, en el Concilio de Éfeso, se proclamó oficialmente como primer dogma Mariano que María es la Madre de Dios

El 1 de enero, la Iglesia Católica celebra una de sus más importantes festividades, dedicada a la Madre de Dios. 

Para comprender el valor del primordial dogma Mariano, que es el de “Madre de Dios”, no deben confundirse tiempo y eternidad. 

María, evidentemente, no fue madre de Dios-Hijo eternamente. Ella comienza a ser Madre de Dios cuando el Hijo Eterno, Segunda Persona de la Santísima Trinidad, quiso entrar en el tiempo y hacerse humano como nosotros. Pero aunque Dios no necesitaba una madre para hacerse hombre, quiso tenerla para unirse a nosotros con infinito amor. Gálatas 4:4: “al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer”. Entonces María, siendo Madre de Jesús (que es Dios), María es Madre de Dios pues Dios se hizo hombre sin dejar de ser Dios, por ende María al ser madre de Jesús, es Madre del Dios y hombre verdadero.

Así lo afirma Lucas 1, 39-45: “Cuando la Virgen María visitó a su prima Isabel, ésta la llamó ‘Madre de mi Señor’”. 

Sobre la maternidad divina de María hubo antecedentes controversiales en el Siglo V, con el Patriarca de Constantinopla, Nestorio, quien afirmaba:

1-Que hay dos personas distintas en Jesús, una divina y otra humana.

2-Sus dos naturalezas no estaban unidas.

3-Por lo tanto, María no es la Madre de Dios porque es solamente la Madre de Jesús hombre.

4-Jesús nació de María solo como hombre y más tarde “asumió” la divinidad, y por eso decimos que Jesús es Dios.

Estos errores o herejías de Nestorio, niegan así también que Jesús fuera una persona divina.

Que María es Madre de Dios es parte de la fe de todos los cristianos ortodoxos (de doctrina recta) pues en el año 431, en el Concilio de Éfeso, se proclamó oficialmente como primer dogma Mariano que María es la Madre de Dios. La Iglesia enseña que en Cristo hay una sola persona de naturaleza divina y humana, por ser Él ambos Dios y hombre. Todos los entes tienen naturaleza y persona, porque no hay naturaleza sin persona ni persona sin naturaleza. Así, si María dio a luz a esa persona, Jesucristo, de naturaleza divina y humana, María no es solo madre de un ente (cuerpo) humano (sin naturaleza) sino de la persona de Jesús y su naturaleza, reconociéndosele por tanto así, irrebatiblemente, como madre del Dios hombre: “Madre de Dios”, porque es Madre de Cristo, Dios Hombre. Otros concilios universales posteriores, el de Calcedonia (451) y el segundo de Constantinopla (553) confirmaron este dogma.

Así, la ortodoxia (doctrina recta) dicta: 1°-Que Jesús tiene dos naturalezas: Dios y Hombre verdaderamente, 2°-Que María es madre de una persona divina, por tanto es Madre de Dios por ser su Hijo Jesucristo una persona de naturalezas divina y humana.

A partir de entonces la divina maternidad de María constituyó un título único “Theotokos”: “Madre de Dios” encarnado. Así, es considerada e invocada como la Reina y Señora, por ser Madre del Rey y Señor.

Entonces, María es reconocida Madre de Dios, no porque lo haya engendrado en la eternidad, sino porque lo engendró hace unos 2000 años. 
Y si se rinden honores a madres de reyes o de personajes terrenales ¿cómo no rendírselo a María “Madre de Dios”, Rey Universal? 

El 1 de enero es la principal festividad de guardar para María. ¡Honrémosla! ¡Es la Madre de Dios!

* Columnista de El Diario de Hoy.