Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dime con quién andas...

Los salvadoreños supimos a través de informaciones aparecidas en prestigiosos medios internacionales, sobre las graves acusaciones fundamentadas en pruebas que posee el gobierno de los Estados Unidos, sobre la relación del hombre fuerte del FMLN y Alba Petróleos, José Luis Merino, con la narcoguerrilla colombiana de las FARC.

Inicialmente fue el periódico español ABC que detalló cómo siendo aún canciller de Venezuela Nicolás Maduro, medió para que el FMLN mejorara su acceso al tráfico de drogas; lo cual se investiga a partir de una serie de correos interceptados entre Maduro y José Luis Merino en 2011.

Y si bien el presidente Funes calificó como "normal" el que los guerrilleros del FMLN se relacionaran con los de las FARC en la época de la guerra civil salvadoreña, aquí nos están señalando evidencia encontrada recientemente, sobre negocios que involucran a los miembros del FMLN en actividades de narcotráfico con guerrilleros colombianos.

El segundo llamado de atención lo recibimos del exasesor adjunto para seguridad nacional de los Estados Unidos y exsecretario de Estado adjunto para asuntos interamericanos, Elliot Abrams, quien basándose en aquellos archivos decomisados a las FARC en el 2008, reafirma los fuertes vínculos existentes entre José Luis Merino y las FARC.

Informes de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA) afirman poseer "suficientes pruebas" para confirmar tan graves acusaciones, tema que se vuelve aún más preocupante si lo enlazamos con el de la presencia de las mal llamadas "empresas Alba" (recordemos que se forman con dineros públicos y no privados) en El Salvador, de la que recién nos enteramos que no es auditada por la Corte de Cuentas.

Si de algo estamos seguros los salvadoreños es de las enormes cantidades de dinero que vemos circular no sólo en la campaña electoral del FMLN, sino en la de Alba que circula paralela a la de ese partido político.

Pero también estamos seguros de que en este caso, existen suficientes acusaciones, sospechas y pruebas que hacen necesario iniciar una investigación formal por parte de la FGR sobre el caso, pues si hablamos de sabiduría elemental, aplica aquel conocido refrán: "Dime con quién andas y te diré quién eres". Porque no podemos ni siquiera imaginar lo que ocurriría si nuestro país estuviera profundizando su problema de tráfico de drogas a partir de la relación de políticos del FMLN con la narcoguerrilla de la FARC, o algo aún peor, si descubrimos que estamos siendo gobernados por un narcopartido.

Me da la impresión de que pocas cosas han cambiado en los dirigentes del FMLN desde que se terminó la guerra, y la forma de obtener dinero quizás no sea una de ellas. Porque quienes vivimos esa época sabemos bien que uno de sus recursos para obtener fondos era a través de secuestros, es decir, de actividades ilícitas e inescrupulosas. Como decía mi abuela: Gallina que come huevos...

*Diputado.