Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La dignidad del niño enfermo

La Ley integral de protección a la niñez y a la adolescencia en su artículo 36 dice que la familia y el estado se encuentran obligados a garantizar el gozo de una vida digna a los niños

El término anglosajón dignity es definido  como la cualidad de ser valeroso u honorable. El derecho a la dignidad personal se extiende también a los niños. Aunque en la antigüedad el niño no fue considerado como sujeto de derechos, actualmente la sociedad ha aceptado y reconocido los derechos que le asisten. A pesar de eso hay todavía muchísimos niños en el mundo que no son respetados en su dignidad  esto dado por su natural desvalimiento y la falta de sensibilidad y respeto de quienes así lo tratan, el aborto, eutanasia, infanticidio, abuso sexual, explotación sexual, violencia intrafamiliar o social, abandono ante las enfermedad crónicas, son algunos de los males a que son sometidos.

El niño enfermo es una persona con dignidad hasta el final de sus días, tiene sentimientos, deseos, opiniones expresadas según su edad  y todo su entorno debe acompañarlo y proveerle cuidado, atención a sus necesidades físicas, emocionales, espirituales con mucha caridad.

En la actualidad son muchas las disposiciones legales en favor del respeto que se le es debido a la dignidad personal del niño así por ej. , en la Convención sobre los Derechos del Niño ratificada por la República de El Salvador el 27 de abril de 1990 asegura  en sus artículos 2 y 3 lo siguiente:
-Los Estados Partes se asegurarán de que las instituciones, servicios y establecimientos encargados del cuidado o la protección de los niños cumplan las normas establecidas por las autoridades competentes, especialmente en materia de seguridad, sanidad  así como en relación a la existencia de una supervisión adecuada. 

-Que el Estado respetará los derechos enunciados en la convención y asegurará la aplicación a cada niño independientemente de la raza, color, sexo,  idioma,  religión,  posición económica, los impedimentos físicos al nacimiento o cualquier otra condición del niño de sus padres o representantes legales.

Hace ya más de 50 años la Asamblea General de las Naciones Unidas en su Declaración de los Derechos del Niño también afirmaba que el niño deficiente social, físico o mental debe recibir el tratamiento , la educación los cuidados especiales que necesite su estado o condición .
En el país tenemos la Ley integral de protección a la niñez y a la adolescencia que en su artículo 36 dice que la familia y el Eestado se encuentran obligados a garantizar el gozo de una vida digna a los niños, niñas y adolescente con discapacidad y acceder a los servicios de salud.

Hoy como ayer y ante la situación actual de la niñez tal parece que las leyes prometen más de lo que pueden ofrecer  ya que la mortalidad infantil en los últimos años ha sufrido incremento debido  a enfermedades crónicas,  la violencia imparable,  enfermedades  epidémicas que  azotan a nuestra población infantil constantemente, sin embargo debemos reconocer y felicitar a todo papá y mamá que saben  el deber fundamental de responder a su hijo necesitado y vulnerable con preocupación y ayuda cuando la enfermedad , la incapacidad física o la muerte toca a su puerta y no importando el sacrificio a que sean sometidos deciden entregar hasta la última gota de vida para socorrerlo. Por padres así  habrá buenos hijos en este mundo no importando lo grandiosa o la pobreza de nuestras leyes. Qué difícil es cuando un hijo especial pide cuido y se le ofrece maltrato. Golpes, abusos y hasta el bisturí como el caso del aborto por quienes deben ofrecerles sus cuidados con la máxima ternura.
 


*Pediatra Intensivista.