Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Día Mundial del Saber: puente hacia la cultura de transparencia

xiste una tensión permanente entre la forma en que muchos funcionarios públicos desean gobernar, a oscuras, sin dar explicaciones, y una ciudadanía cada vez más despierta y consciente de su rol de auditoría social. El beneficiado al final es el ciudadano que puede hacer uso de información de utilidad, pero aún más el sistema democrático que se va consolidando a través de un gobierno abierto. Por ahora el camino de la transparencia ha tenido tropiezos, pero también muchos aciertos.

Debemos hacer de la transparencia una nueva cultura entre los salvadoreños. En ese marco, el Día Mundial del Saber, celebrado cada 28 de septiembre, sirvió para que varios actores de la sociedad civil desarrollasen actividades innovadoras e ingeniosas para motivar a más gente a hacer uso de su derecho. Fundación DTJ, junto con Techo, han llevado el Derecho de Acceso a la Información a Comunidades Vulnerables, con apoyo del Gran Ducado de Luxemburgo; también se realizó un Hackfest en un consorcio de Conexión, DTJ, SvNet e Insert bajo el auspicio de PNUD, así como otras actividades del Grupo Promotor sobre Transparencia Municipal, conociendo la experiencia mexicana, con apoyo del USAID.

Si bien el vigor de la sociedad civil se expresa a través de un esfuerzo continuado de divulgar los beneficios de la ley, en esta época electoral vale la pena que los candidatos a la Presidencia adopten dentro de sus planes de gobierno, compromisos con la transparencia. No con discursos demagógicos sino con metas medibles y de amplia cobertura.

En este contexto toma relevancia la iniciativa internacional "Alianza para los Gobiernos Abiertos". Dicha iniciativa propone una valiosa metodología de interacción entre sector público, sector privado y sociedad civil.

Los beneficios de un gobierno abierto, independientemente si es de izquierda o derecha, son abundantes. Entre ellos están: efectividad, rendiciones cuentas, cercanía con la ciudadanía, mayor respuesta a sus necesidades, combate a la corrupción y utilización de herramientas tecnológicas con un propósito de gobernabilidad.

Desde su lanzamiento en 2011, por parte de Estados Unidos, Brasil, México, Noruega, Reino Unido, Indonesia, Filipinas y Sudáfrica, ha cobrado mayor importancia, hasta aglutinar a 54 países, incluyendo el nuestro.

Ahora bien ¿cómo está El Salvador en esta iniciativa? Al hacerse parte de ella se hizo ver que el país tiene algunas debilidades de entrada: no se publican los resultados de las auditorías de la Corte de Cuentas. Asimismo, a diferencia de muchos países del mundo, se protegen con rango constitucional las declaraciones patrimoniales de los funcionarios públicos.

Este es un buen momento para impulsar una reforma constitucional para que los funcionarios hagan públicas sus declaraciones de bienes. Hasta ahora sólo cumplen con ir a depositarlas a la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia, sin mayor capacidad para darles seguimiento en el análisis sobre si ha habido enriquecimiento ilícito. Es más, preocupa que más bien se pierdan los expedientes de la Sección de Probidad, como recién ha salido a la luz en relación a contratos de CEL. Estos extravíos de información, minan seriamente la confianza en el sector justicia y en la capacidad de resguardo de archivos.

Usar este espacio para escribir sobre la leche derramada sería infructífero, más bien veamos el camino por delante. ¿Qué esperamos del próximo gobierno en materia de transparencia? En pocas palabras, planes de acción que profundicen este derecho humano; ánimo de apertura al diálogo; un gobierno que dé la cara a la ciudadanía en su rendición de cuentas, dando paso a una medición de los resultados; dejar en libertad a la sociedad civil para que continúe apoyando el derecho al saber a través de innovación y creatividad.

La Ley de Acceso a la Información es una herramienta muy importante, así como su Instituto. Pero también lo es la sociedad civil que no se ha cansado de trabajar en crear las condiciones necesarias para que en nuestro país impere la cultura del derecho al saber. En este momento electoral, se espera que los candidatos asuman de manera decidida su compromiso con la transparencia.

*Columnista de El Diario de Hoy.