Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En el Día Internacional de la Mujer

El 5 de marzo de 2015 se presentó en Madrid, en el Parlamento europeo, la Declaración Internacional Women of the World, iniciativa promovida por las Asociaciones Profesionales por la Ética Femina de Europa, Woman Attitude, respaldada por 130 organizaciones de 40 países de los cinco continentes, destacándose la amplísima participación de Latinoamérica, Irak, Kirguistán, Marruecos, Gabón o Kenia.

La Declaración, traducida a 10 idiomas (incluidos japonés y árabe), ha sido respaldada por miles de mujeres de 70 países.

Declaración:

Nosotras, las Mujeres del Mundo, declaramos que:

I. Los hombres y las mujeres necesitan redescubrir y afirmar su identidad y complementariedad en beneficio propio, de la familia, del mercado laboral y de la sociedad en su conjunto.

II. Existe la identidad femenina que se desarrolla en su plena dimensión en complementariedad y reciprocidad con el hombre.

III. La mujer aporta una contribución singular a la estabilidad de la familia, el mundo laboral, la sociedad y el bien común.

IV. Se debe desarrollar el papel diferencial de la mujer en la sociedad sin discriminación, violencia o explotación.

V. La maternidad tiene un valor y una dignidad única e irremplazable.

VI. Hoy en día, las mujeres son discriminadas en occidente en por razón de su maternidad.

VII. La maternidad supone una ventaja indiscutible para la mujer en el mundo laboral y un beneficio para toda la sociedad.

VIII. La maternidad y la dedicación de la mujer a la familia no merman su crecimiento personal o intelectual, sino que muy al contrario suponen una consolidación de su personalidad y el desarrollo de su identidad femenina.

IX. El trabajo en el hogar y la dedicación exclusiva o prioritaria a la familia suponen un valor social y económico indiscutible.

X. La auténtica emancipación femenina consiste en la libertad de ser realmente una misma, en ser mujer en términos de mujer.

Por ello exigimos:

1. El reconocimiento universal y el respeto de la identidad femenina, su dignidad y la auténtica igualdad entre el hombre y la mujer en su complementariedad y reciprocidad.

2. Políticas internacionales de defensa de la libertad de elección de la mujer, lo cual implica la auténtica conciliación de la vida familiar y laboral.

3. El reconocimiento en la legislación internacional del valor del trabajo silencioso y, aparentemente invisible, de la mujer en su familia y el tratamiento del término "dedicación exclusiva a la familia" como categoría laboral.

4. La creación de un marco de políticas internacionales de protección de la mujer trabajadora que tiene o quiere tener hijos o que está dedicada parcial o exclusivamente a su familia y la denuncia de cualquier tipo de discriminación contra ellas.

5. La prohibición universal de la maternidad subrogada por constituir una violación de la dignidad tanto de la madre como del niño. Dicha práctica es una nueva forma de explotación de la mujer y de tráfico de personas que convierte a los niños en un producto comercial.

No más monopolización de la mujer por ideologías de feminismo radical de género. La verdadera mujer NO odia al hombre, NO quiere que la traten como hombre y NO quiere ser hombre. Ha llegado el tiempo de defender la identidad femenina y la maternidad.

La Declaración se presentó de manera simultánea, en la Asamblea Legislativa de El Salvador y muchos países. Se planea presentarla en Nueva York el 14 de marzo ante la ONU para el 59º Encuentro del Committee on the Status of Women, con el fin de convertirla en una plataforma universal, de carácter permanente con acceso a las instituciones y organismos internacionales.

*Columnista de El Diario de Hoy.