Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La deuda oculta que muchos compatriotas desconocen y que organismos internacionales ignoran

Si tomamos como verdadera la promesa de campaña del ahora gobernante, podemos suponer que el gobierno tendría en su haber 640 millones de dólares, más los mil millones que, en su discurso del primer año de gestión --transmitido en cadena de

El pasado dos de junio se cumplió un año que El Salvador hizo oficial su ingreso a Petrocaribe, una decisión que ya había anunciado el profesor Sánchez Cerén en septiembre de 2013, cuando aún era solo el candidato presidencial del FMLN.

Fue cuando se desempeñaba en esa condición que afirmó que el ingreso a este tratado garantizaba el pago del 60% de la factura petrolera de 1,600 millones de dólares anuales en condiciones bastante favorables. En su discurso agregaba como una gran ventaja que esta facilidad de pagos dejaría al país 640 millones de dólares cada año, fondos que estarían destinados a su inversión en los diferentes programas sociales. Como colofón al anuncio, se escuchó los atronadores aplausos de la convención efemelenista que ratificaba su candidatura. 

El 1o de junio de 2014, el mismo día en que el profesor Sánchez Cerén asumió el mando del gobierno de El Salvador, ratificó su anuncio hecho meses atrás, el cual hizo efectivo el día siguiente --2 de junio--, para que el 4 de julio el canciller salvadoreño Hugo Martínez y su homólogo venezolano Elías Jaua lo firmaran. En el acto se contó con la presencia de Bernardo Álvarez, presidente de Petrocaribe, lo que daba robustez y seriedad al flamante acuerdo.

Si tomamos como verdadera la promesa de campaña del ahora gobernante, podemos suponer que el gobierno tendría en su haber 640 millones de dólares, más los mil millones que, en su discurso del primer año de gestión --transmitido en cadena de radio y televisión--, dijo que habían obtenido en concepto de donación internacional no reembolsable. 

Sin embargo, hasta el día de hoy no se sabe en qué han sido invertidos estos fondos por parte del gobierno del FMLN; lo que sí sabemos es que continúan insistiendo en el endeudamiento y buscando los fondos de pensiones de los trabajadores, como la alternativa más cómoda para resolver sus problemas de caja y cumplir así con las obligaciones del Estado.

En términos generales, Nidia Díaz explica que Petrocaribe permite a la empresa Albapetróleos pagar el 60% de la factura petrolera que se compra a Venezuela a corto plazo y el 40% restante a 25 años plazo con interés del 2%, añadiendo sus correligionarios que el acuerdo les permitía pagar en especies, granos básicos, frijol, atún, incluso medicamentos entre otros.

Debemos recordar que esta compañía, Albapetróleos, tiene entre sus socios a diferentes alcaldías gobernadas por el FMLN, mismas que, de acuerdo con diferentes publicaciones periodísticas se resisten a informar sobre los dividendos recibidos y en qué se invierten. Mientras tanto, la empresa continúa importando combustible y hasta la fecha se desconoce a cuánto asciende realmente lo adeudado por dicha empresa a Venezuela.

Uno de los ministros del FMLN, Luz Estrella Rodríguez, reconoció que este monto que crece con cada importación de combustible es nueva deuda, sin embargo, esta no pasa por la Asamblea Legislativa donde cualquier deuda que adquiere el Estado requiere una mayoría calificada de 56 votos, aparte que todo tratado o convención internacional, el presidente tiene la obligación de someterlo a la ratificación de la Asamblea Legislativa y vigilar su cumplimiento, esto está estipulado en el Art. 168 ordinal 4, de la Constitución.

Esto es preocupante, y más ahora que los rumores tienen cierto peso para el gobierno, también deben tenerlo para los salvadoreños, ya que desde hace algún tiempo ha habido publicaciones que hablan de la intención del FMLN de trasladar esta deuda, adquirida por el partido y sus alcaldías al Estado. Es decir, este negocio que beneficia a particulares, lo terminaríamos pagando todos los ciudadanos a través de nuestros impuestos.

Por el momento no hay ninguna petición para que sea conocido el tema de la deuda de Albapetróleos; sin embargo, acuerdos como el que se tiene con Petrocaribe, necesitan garantía soberana. Como ARENA estaremos vigilantes de que el gobierno no adquiera más deuda poniendo en riesgo los fondos de los salvadoreños.

Algunos dicen que cuando el dinero no se roba alcanza, pero los salvadoreños sabemos que el gobierno del FMLN es el que más impuestos ha cobrado, unos 23 mil millones en sus primeros cinco años; el que más se ha endeudado, 4,500 millones más a lo que ya teníamos; sin olvidar los 900 millones de dólares que aguardan sentencia tras la medida cautelar de la Sala de lo Constitucional; no obstante, siempre están buscando excusas para subir los impuestos y continuar endeudando al país.

En síntesis, este es el gobierno que más ha gastado y el que más recursos ha tenido; sin embargo,  juzguen compatriotas si sus hijos reciben mejor educación; si ha mejorado la prestación de servicios de salud; si hay mayores niveles de seguridad y un largo etcétera... es ante esta realidad, por cierto preocupante, que los salvadoreños nos preguntamos: ¿dónde está el dinero?
 

*Diputado.